Huracán le gano 2 a 1 a Newbery

Huracán le ganó a Newbery

Huracán le ganó a Newbery; El Club Atlético Huracán vivió una jornada de euforia tras la victoria por dos a uno ante Jorge Newbery, en el marco del clásico que se disputó en cancha del Lobo. Al minuto de juego, Oscar Marchant abrió el marcador, pero después, el Globo lo empató antes del entretiempo con un penal de Jorge Barrera. A dos minutos del final, un cabezazo de Maximiliano Biasussi desató la alegría globera.

El futbol es un genuino generador de sensaciones impredecibles. La pelota, ese innegable objeto del deseo se encapricha y se recuesta sobre el lado que le apetece. No considera merecimientos, a cambio, se encarga de castigar falencias o desatinos.

La pelota reparte alegrías inmediatas y de pronto se transforma en causante de desazones cuando más duele, en los momentos que menos se espera.

El clásico de ayer no fue un esquema de virtuosismos. Tuvo momentos altos y de meseta pronunciada, se vivió de cabo a rabo porque el primer gol del juego fue a los 65 segundos y el último tanto se presentó a tres minutos del pitazo definitivo. En el medio, hubo intensidad y también buena predisposición de ambos, para tratar de imponer sus fundamentos.

Clásico comodorense

El clásico pudo tener dueño desde ambas camisetas y también podría haber finalizado en tablas. Esta vez -después de un buen tiempo- el guiño fue para el lado del Globo.

Al minuto y cinco segundos de iniciado el juego, se presentó el alarido del Lobo. Jorge Aynol recuperó un balón sobre el andarivel derecho, apenas pasada la mitad de la cancha. La pelota derivó en Lucas Reynoso, quien siguió cambiando el perfil, porque divisó a Jacobo Dzaja sobre la izquierda. El volante ofensivo dominó cerca del área, se hamacó ante la marca de José Cárdenas, pero perdió ante el lateral. Parecía que se venía la contra para Huracán, pero la pelota le quedó larga a Cárdenas y apareció Bruno Elorrieta para volver a recuperar en zona de ataque.

Elorrieta observó el panorama en el área, monitoreó a Oscar Marchant en el primer vértice del rectángulo chico y hacia allí fue el centro. El delantero metió un paso hacia adelante y conectó con el parietal derecho para que la pelota se meta en el segundo vertical, tocando la parte corta de la red, atrás de la estirada de José Alcaín.

Imposible de mencionar merecimientos con tan poco tiempo de juego, aunque al Lobo le interesó casi nada esa faceta.

Te puede interesar
Docentes mantienen la panfleteada y cortes intermitentes en ruta

Después, el desarrollo se mantuvo equilibrado pero sin llegadas sobre las áreas. A Huracán le costaba inquietar a Federico Cardozo, tanto, que su primer remate a los tres palos fue un intento de Tiago Barría recién a los 28 minutos, pero la pelota se fue por arriba.

Allí estaban en una pulseada intensa pero escasa de emotividad, hasta que la modorra se sacudió con un penal. Fabián Zúñiga ingresó al área y cuando quiso interceptar Gastón Barrientos, el volante de Huracán movió la pelota, antes de recibir el toque de Barrientos que lo desestabilizó. Guillermo Díaz -cerca- leyó la jugada como infracción y fue Jorge Barrera el responsable de anotar el empate con un derechazo alto, que ingresó lejos de la posición de Federico Cardozo.

Segundo tiempo

Ya en el complemento, hubo escasas variables, casi todo se encuadró en el deseo de ganar las divididas que quebrar las líneas defensivas con creatividad y repentización. De esta manera, no hubo situaciones continuas sobre las áreas.

Las dos más claras fueron para el Lobo. Pasada la media hora, un tiro libre de Jorge Aynol viajaba hacia un ángulo, pero José Alcaín desvió al córner. Luego y en la gran chance de ganar el clásico, el goleador del torneo, Oscar Marchant no pudo redondear el doblete. El propio Marchant la inició sobre la izquierda, cerca de los bancos de suplentes. Desde ese lugar metió un cambio de frente para que Jacobo Dzaja domine, amague y enganche hacia adentro. Levantó la cabeza y percibió el ingreso de Marchant quebrando la línea defensiva del Globo. Y allí, casi en el punto del penal, Marchant absolutamente solo, quiso engancharla con una media volea, le pegó defectuoso y la pelota se perdió a dos metros del arco.

Fue la oportunidad de Newbery y no la pudo aprovechar. Huracán esperó y apostó a la suya y terminó festejando. Quedaban apenas tres minutos, el tiro de esquina desde la izquierda lo tomó Jorge Barrera y el centro al primer vértice del área menor se conectó con el cabezazo de Maximiliano Biasussi para meterse en el segundo poste.

Huracán le ganó a Newbery porque tomó con fuerzas el resultado que no solo lo sacó de la larga racha negativa en el clásico, sino que a tres fechas del final, le sirve para empezar a probarse el traje de campeón.

 

Comentar
- Publicidad -