Perdió un embarazo por la golpiza que le dio su novio borracho

La víctima sufrió traumatismo de cráneo, cortes en la nariz y fractura de coxis. Este viernes recibió el alta médica y ahora teme por su vida y la de su hijo, de 12 años. Marcelo Laciar (39), su pareja, permanece prófugo de la Justicia.

Sucedió en Albardón, San Juan, una mujer de 35 años perdió un embarazo de 6 semanas tras recibir una brutal golpiza por parte de su pareja, identificado como Marcelo Laciar. La víctima quedó internada con 11 lesiones en su cuerpo y, tras recibir el alta, teme por su vida.

El episodio ocurrió en el interior de la vivienda del hombre, el pasado 15 de junio. Según el testimonio todo comenzó cuando cocinaba el almuerzo y el sujeto empezó a hacerle una escena de celos con su socio. Pero no le dio importancia, se fue a dormir mientras que el agresor se quedó despierto y empezó a tomar alcohol.

“A las 19 seguía tomando, ya estaba muy borracho. Ahí empezamos a discutir, le dije que me quería ir y él no me dejaba. Comenzaron los empujones. Me agarró la cabeza y me dio 4 o 5 golpes contra el piso, hasta que le suplico por mi hijo y se frenó. Me arrastró hasta la cocina y comenzó a estrangularme. Inmediatamente se apartó y cerró la puerta con llave, llamó a la policía y empezó a decirme que yo me metí en su casa y lo fui a atacar“, confesó la joven.

Te puede interesar
Macarena Mendizábal: tres años de prisión para el corredor que la dejó en estado vegetativo

Pero la pesadilla continuó: “Salió de la casa y me dejó encerrada. Intento sacarle los tornillos a una de las puertas para abrirla y él estaba detrás. Me preguntó adónde me iba, me agarró de la campera y me pegó un cabezazo que me provocó un corte en la nariz y en la frente. Me mareo y caigo al piso, en ese momento comienza a patearme la panza y me dijo que no iba a tener un hijo suyo“.

En ese momento aparecieron los uniformados, el hombre se dirigió a la Comisaría 18º de Albardón para realizar una exposición que finalmente no se concretó y la víctima aprovechó la situación para escapar y dirigirse a otra dependencia. Allí, los policías la derivaron al hospital Guillermo Rawson, donde constataron que tenía traumatismo de cráneo con un gran hematoma en la parte de atrás de la cabeza, corte en la nariz y posible fractura de coxis.

La mujer ya fue dada de alta este último viernes pero teme por su vida y la de su hijo de 12 años, ya que el acusado está libre: “El tipo me ve y no me la va a perdonar. No puedo andar sola, sabe dónde trabajo, mis horarios, todo”.

Comentar
- Publicidad -