Una perrita lleva más de un año en la comisaría donde su dueño permanece detenido

Los trabajadores del recinto policial dejan entrar y salir de la comisaría a Sheila, la alimentan e incluso duerme en el interior del edificio, siempre en contacto con su dueño.

Una perrita lleva más de un año en una comisaría de Buenos Aires, donde su dueño permanece detenido tras haber sido condenado a tres años y medio de prisión por “asalto calificado”. Se llama Sheila y se ganó el corazón de todos en la localidad de 25 de Mayo por su generosidad y lealtad hacia su dueño.

Sheila no es una persona, sino un perro, uno de los tantos perros que muestran fidelidad sin condiciones hacia su “humano”.

El animal lleva todo este tiempo sin alejarse de las dependencias policiales, a la espera de su amo. “El día en que hicimos la detención y trajimos al chico a la dependencia, al rato Sheila se presentó y nunca se fue”, explicó el subcomisario de la comisaría Juan José Martiní. Según los agentes, el animal debió seguir al automóvil policial en el que llevaban detenido a su dueño.

Con el tiempo, los trabajadores del recinto policial le tomaron cariño a este ‘Hachiko’ argentino, al que dan de comer e incluso dejan entrar en la comisaría, donde duerme, siempre en contacto con su dueño.

“Desde el primer minuto se ganó el cariño de todos y hoy forma parte de la familia de la dependencia”, añadió Martiní, que asegura que echarán de menos cuando su dueño salga y se vaya con ella.

Comentar
- Publicidad -