Cuando el “Flaco Rubilar” enterró dinero y después de las lluvias no pudo encontrarlo

detención Flaco Rubilar

Adolfo Rubilar, alias “El flaco” tiene 46 años y un amplio prontuario policial que abarca desde investigaciones por narcotráfico diez años atrás, tenencias y portación de armas de grueso calibre y hasta una vez resultó herido de dos balazos cuando discutía con otros tres sujetos en la vereda de un desaparecido Pub de la calle Güemes casi San Martín.

Según fuentes confidenciales, está considerado líder de la banda de narcotraficantes recientemente desbaratada por la División Drogas peligrosas y Leyes especiales que comandan los comisarios Julián Vilches y Andrés Avila, para quienes tanto el jefe de Policía Miguel Gómez y el ministro Federico Massoni no escatimaron elogios ya que se trató de una investigación exhaustiva y silenciosa que comenzó allá por el mes de agosto de 2018.
Hay diez hombres y una mujer detenidos por la causa “El sureño” que serán indagados en las próximas horas en el Juzgado Federal de primera instancia a cargo de Eva Parcio de Seleme.

Plata enterrada

Diez años atrás hubo un operativo similar -fines de enero del 2009- que epilogaron con el secuestro de 10 kilos de marihuana compactada en ladrillos (igual que los casi 60 kilos secuestrados durante la madrugada del último sábado) además de clorhidrato de cocaína y, algo impresionante, decenas de armas de fuego y unas 800 municiones, vehículos y unos 250.000 pesos (a valor dólar de esa época serían unos 71.500 dólares) que el “Flaco” Rubilar tenía escondidos bajo tierra en el patio trasero de su casa en barrio La Floresta.
En aquella ocasión fueron cinco los detenidos, menos Adolfo Rubilar, quien bajo la fachada de ser remisero, pudo escapar por un tiempo, hasta que lo detuvieron.

Te puede interesar
La Policía secuestró un vehículo y realizó cinco infracciones

Mucha plata enterrada en el cerro que después de intensas lluvias se “esfumó”
Justamente, una de las curiosas anécdotas que trascendieron por aquellos tiempos, después de haber atrapado a Rubilar por la misma causa por Infracción a la Ley federal 23.737, da cuenta de lo siguiente: en ocasión de los allanamientos, especialmente el que se realizó en su casa del barrio La Floresta donde incautaron la mayor parte de los secuestros, Rubilar supo marcharse a tiempo. Posiblemente huyendo por los fondos y en dirección al Cerro Chenque.

Escondida en el cerro

Cuentan que antes, logró agarrar una importante suma de dinero que guardaba en un maletín. Cruzando parte de los cerros en dirección al “Infiernillo” de proximidades del camino “Centenario”, cavó un pequeño pozo, escondió el maletín con la plata, y lo tapó.
Tiempo después fue atrapado por la policía y la Justicia Federal lo mandó a cumplir prisión preventiva a la Alcaidía Policial. Dicen que por entonces, en una de sus visitas, su mujer o pareja le pedía por favor que le indicara el lugar exacto donde había escondido el maletín con la plata, pero este no quiso hacerlo. Por aquellos tiempos hubo condiciones climáticas adversas, con mucha lluvia que, incluso, desmoronaron parte de los cerros.

Y un día el “Flaco” Rubilar recuperó su libertad. Seguramente necesitaba dinero para costearse el abogado y alimentarse o alimentar a su familia: cuentan que subió los cerros y caminó hacia lugares aproximados adonde suponía, lo había enterrado. El paisaje no lucía igual, mucha greda llevada por la lluvia y el “Flaco” no recordaba bien. Cuentan que dejó varias excavaciones en las inmediaciones, pero el maletín con la plata nunca fueron encontrados.

Comentar
- Publicidad -