Motochorros entran a verdulería de Trelew que ya había sido asaltada unas 20 veces

Trelew (Agencia) Dos motochorros llegaron anoche a una verdulería diciendo que estaban armados e intimidando a la dueña y a dos clientas las asaltaron robándoles dinero y pertenencias. En ese negocio ya ha habido por lo menos veinte asaltos, está ubicado en un sector de riesgo de la zona norte de Trelew y a solo cuatro cuadras de una Comisaría. Un empleado del lugar aprovechó un momento de distracción de los malvivientes, salió del comercio sin que ellos se dieran cuenta, los dejó encerrados y fue a pedir ayuda a unos vecinos, pero cuando regresaba vio que los asaltantes salían por una pequeña ventana del enrejado de la puerta de acceso. Se llevaron la recaudación, una billetera con más dinero y documentación de una de las clientas y el celular de otra.

El atraco ocurrió antes de las 19 en la esquina de Sarmiento Norte y San David, a unos 400 metros de las dependencias de la Seccional Segunda, una Comisaría que viene teniendo muchos problemas desde que asumieron los nuevos jefes. Ayer a la madrugada un preso inició un incendio en su celda quemando un colchón exigiendo que lo trasladen a la Alcaidía y denunciando maltrato del personal policial. Anteayer se conoció otra denuncia por apremios ilegales –también de un detenido–.

El asalto fue rápido y en un lugar en donde –según la denuncia de su propietaria– ya ha habido al menos una veintena de robos a mano armada. La mujer de nacionalidad boliviana y que con mucho sacrificio mantiene el negocio abierto asegura que está cansada de los ladrones. Los vecinos con los que habló Crónica a propósito del atraco ocurrido este sábado aducen que rara vez ven un patrullero o una recorrida policial.

Te puede interesar
Detienen a un docente por acoso sexual a una alumna de 13 años a través de las redes

Había dos clientas comprando y dijeron que estaban armados, pero no tenían armas”, contó el empleado que logró salir del local sin que los ladrones se dieran cuenta y los encerró. “Pude salir por un costado y cerré la reja (que protege la puerta de acceso). Fui a los vecinos para que llamaran a la policía y cuando volví ya estaban saliendo por la ventanita”, indicó, refiriéndose a una pequeña rendija que hay en la puerta.

Se le preguntó entonces qué se habían llevado los asaltantes. “La plata de la recaudación, el celular de una clienta y la billetera de la otra que estaba con su hija”, aclaró.

El joven especificó que uno de los ladrones tenía una gorra con la que disimulaba el rostro y que el otro “el casco puesto. Ese me hizo una seña como que iba a volver con un arma”, acotó al presumir que son del mismo barrio y que quizás hayan ido a comprar a la verdulería en más de una ocasión.

Comentar
- Publicidad -