En la plaza de Las Orquídeas se rindió homenaje al vecino Antonio Maza

Se realizó una jornada de forestación de ciento cincuenta árboles, en la que participaron vecinos, estudiantes, autoridades municipales, Forestación Patagonia y PAE. En la jornada del miércoles se plantaron 150 árboles en la plaza de barrio Las Orquídeas (Kilómetro 5), los mismos fueron donados por la empresa Pan American Energy (PAE) y durante la plantación estuvieron presentes autoridades municipales, el grupo Forestación Patagonia, docentes y estudiantes de la Escuela Nº 742, y vecinos en general.

Al respecto, Raquel Torres una vecina del barrio, destacó la jornada y recordó cuando comenzaron a pedir por este espacio verde. “Lo más lindo fue que estuvieron presentes los chicos de cuarto año de la Escuela Nº 742, vinieron con sus profesores, muy entusiasmados. Fue una ceremonia muy bonita, nos faltaban muchísimos árboles en esta plaza, es una de las más grandes de Comodoro”.

Además anteriormente habían colocado juegos infantiles, aparatos para hacer ejercicio y junto con el corte de pasto y plantación de árboles, también se colocó un sistema de riego por goteo.

En este sentido, los vecinos solicitaron al municipio la iluminación del espacio verde, ya que en la obra de mejoramiento se colocaron postes de luz en el lugar, pero aún no han terminado de colocar los faroles correspondientes.

Homenaje a Antonio Maza

Te puede interesar
ALCO celebró el Día del Amigo

Además se homenajeó a Antonio Maza, un vecino que se ocupó voluntariamente del mantenimiento del espacio verde durante muchos años. “Quisimos aprovechar la oportunidad para hacerle un homenaje a Antonio Maza, que es el que salvó ese pedazo de tierra cuando se formó la plaza, cuando vinimos a este barrio. Él tenía la constancia de venir, abrir el agua, poner el rociador” cuenta Torres y expresa que “fue emocionante porque él no se lo esperaba, lo acompañaron los hijos, sobrinos, nietos y bisnietos; fue hermoso”.

Sobre el inicio de la plaza recuerda que la crearon en 1995 por iniciativa de su familia y de Maza; “nosotros queríamos tener un espacio verde y era tierra de nadie, por acá pasaban todas las calles. En esa época estaba Maestro de gobernador, vino al barrio y yo pedí que no se lleven los moldes de cordón cuneta para marcar la plaza. Así que me derivó con la empresa que estaba haciendo los cordones cuneta en el barrio, ahí se marcó la plaza”.

Asimismo afirma que “los eucaliptos y árboles más grandes que están en esa esquina donde está el mástil, los plantaron mi esposo y don Maza y algunos otros vecinos que ya partieron”.

Comentar
- Publicidad -