Vecinos de la extensión del barrio Moure siguen en el olvido

Vecinos de la extensión del barrio Moure

Sobre calle Berbel casi Torá vecinos viven aún en el olvido, con sus viviendas prácticamente pendiendo de un hilo y rogando que no lleguen fuertes lluvias que puedan hacer que la estructura colapse. Pese al paso del tiempo no tienen respuestas.

A más de dos años del temporal de lluvia que dejó cientos de damnificados, aún vecinos viven en condiciones deplorables luego de que el agua arrasara con sus viviendas, y con cada lluvia aquel lamentable recuerdo vuelve a la memoria de todos aquellos que lo padecieron, más aun cuando pese al paso del tiempo nada ha cambiado.

Tal es el caso de los vecinos que residen sobre calle Berbel hacia el final de la calle Torá, en la extensión del barrio Moure quienes están frente a un zanjón inundado de desechos cloacales y basura y continúan con sus casas al borde del colapso, sufriendo en cada oportunidad que se dan alertas por lluvias ante la posibilidad de perderlo todo, como otros de sus vecinos que no corrieron con la misma suerte.

Búsqueda de respuestas

Según indicó una de las residentes del sector, desde hace tiempo continúan pidiendo respuestas a esta situación pero no han logrado avances.

“Es una vergüenza, pasa por frente a nuestras casas agua de cloaca, es un foco infeccioso, hay ratas de todos tamaños, es una plaga, ya no se puede vivir así” lamentó.

Te puede interesar
Castelli sigue pidiendo un cruce seguro

Tambiñen remarcó que si no fuera por los vecinos no podría ingresar a sus viviendas dado que fueron ellos quienes construyeron un puente de madera para atravesar el zanjón.

“Todo lo hicieron los vecinos, a nosotros nadie se acerca a vernos o ayudarnos, seguimos esperando” sostuvo la mujer.

Asimismo, con respecto a la situación con la que conviven a diario, relató que no solo se trata de la situación insalubre por los desechos de los que viven rodeados sino que tampoco cuentan con los servicios básicos.

Tras el temporal muchas cañerías e instalaciones se rompieron pero jamás volvieron a arreglarse, viviendo en total precariedad.

“Nosotros nos calefaccionamos con una salamandra y tenemos electricidad porque tenemos comunitario, somos diez vecinos que pagamos pero ayer se cortó, creemos que por una sobrecarga, en invierno se usa más la electricidad” explicó.

 Intransitable

Sumada a la angustiosa situación que viven los vecinos de la zona por la falta de obras en la zona que les permitieran tener una vida más digna, también se suma la problemática del barro dado que ante las lluvias la zona se torna intransitable y hasta peligrosa por las noches por la falta de iluminación.

 

Comentar
- Publicidad -