Con un revólver disparó a trabajador que había contratado para tareas de pintura

Cuando la media tarde del lunes 10 de junio Juan Marcelo Maldona (46) llegó con su ayudante Waldemar al domicilio de la calle Casimiro Slápeliz 280 del barrio Stella Maris, nunca pensó que se llevaría un susto mayúsculo que lo impulsaría minutos después a presentarse en la guardia de la Comisaría Tercera para radicar una denuncia.

El denunciante dijo que estaba realizando tareas de pinturas y mantenimiento en el lugar contratado por el propietario Pedro Lauletta. Eran pasadas las 14 del frío y gris lunes y cuando llegaron se encontraron con el dueño de casa muy malhumorado, exaltado y de muy malos tratos con los trabajadores.

“Le dije que si no estaba de acuerdo con el trabajo que le estaba haciendo que me pagara hasta donde había llegado y me iba, así que le dije a mi ayudante que vaya levantando las herramientas, que nos íbamos” expuso Maldonado.

Sucedió que al momento en que se estaba retirando del lugar desde atrás aparece Lauletta y de su cintura -parte trasera derecha- extrae un arma de fuego “tipo revólver, con tambor, color gris y me empieza a apuntar” dijo en su denuncia. Hubo un disparo que milagrosamente no dio en su humanidad y cree que dio sobre la cinta asfáltica.

Ante tales circunstancias, desde la Comisaría Tercera informaron del acontecimiento al Ministerio Público Fiscal y el fiscal de turno se comunicó con el juez penal de garantías solicitándole una orden de allanamiento al domicilio de Casimiro Slápeliz al 200 del barrio Stella Maris.

Te puede interesar
Bomberos indignados: “no necesitamos donaciones de feria americana”

La diligencia judicial no se hizo esperar y se realizó pasadas las 18 del mismo lunes. Con la presencia de la Policía Científica, el resultado fue positivo, lográndose secuestrar el arma de fuego descripta por el denunciante, se informó por último.

 

Comentar
- Publicidad -