Hospital Regional: dos especialistas venezolanos ya cubren servicios en esta ciudad

La llegada de médicos venezolanos repercutió en los hospitales rurales de Chubut, pero también en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, adonde arribaron dos especialistas.
Ambos llevaban más de un año en Argentina, donde habían emigrado ante la situación de su país. Coincidieron que la falta de insumos y recursos básicos hicieron iSusana Fernández, especialista en Diagnóstico por Imágenes, llegó hace un mes a Comodoro Rivadavia, y Carlos Marín, especialista en Clínica Médica, se incorporó al Hospital días atrás.nsostenible la práctica de la medicina en Venezuela. A eso se suman sus propias condiciones de vida, que se habían deteriorado al límite en su país de origen.

Extrañar, pero valorar la posibilidad de trabajar en lo que saben

La doctora Fernández explicó que si bien en su momento Venezuela tenía equipos de diagnóstico, “con el tiempo, cuando se iban rompiendo, ya no se reemplazaban o reparaban y así, cada vez era más difícil hacer nuestro trabajo”.
Decidió venir a Buenos Aires en principio, donde realizó diversas tareas precarias según relató. Después de un año y medio, llegó la oportunidad de volver a ejercer la profesión para la que había estudiado.

Llegó a esta ciudad en este otoño que nada tiene que ver con el clima de su Maracaibo. Extraña su tierra “y sobre todo, la comida que es muy distinta”, expresa. Pero también valora “la posibilidad de trabajar en un servicio donde fui muy bien recibida, donde realizo los informes, donde me tratan bien tanto mis compañeros como los pacientes, que se interesan cuando escuchan que hablo diferente y, sobre todo, donde puedo hacer lo que estudié”.

Dr. Marín: “Vinimos a buscar una oportunidad”

Por su parte, la familia del Dr. Marín tiene una tradición tanto en la profesión como vínculos previos con Argentina, donde su padre y familiares realizaron la especialización, años atrás. En su caso, tiene 19 años de profesión.
Su hermano, también médico, ya estaba radicado en este país. Aunque en Venezuela, son una familia con clínicas, también decidió emigrar: “no estábamos en una situación deplorable, pero sí habíamos bajado mucho la calidad de vida y el ejercicio profesional se había vuelto complejo porque los Hospitales tenían muchas carencias pero también en las clínicas, los seguros no alcanzaban a cubrir lo que necesitan los pacientes”, dijo.

Te puede interesar
Invitan a embanderar comercios y viviendas para el Día de la Bandera

En lo personal, el Dr. Marín comentó que “los precios subían a cada rato y a fin de mes, uno iba viendo disminuir su ingreso cada vez más entonces no podía hacer lo que uno antes veía cotidiano, como comprar cauchos (neumáticos) o irse de vacaciones”.
Hace aproximadamente un año, vino con su esposa e hija pequeña a Buenos Aires, donde comenzó a trabajar, comprar un auto que pusieron a funcionar como Uber y surgió luego la posibilidad de convalidar el título.

“El ministro (de Salud) fue a la Casa del Chubut y entrevistó a médicos a través de la Asociación de Médicos Venezolanos y así logramos optar por la posibilidad de venir acá”, dijo Marín.
La semana pasada, emprendió el viaje: “una aventura de excursión, de 1.845 kilómetros que hicimos en tres etapas”, definió el entrevistado.

“La decisión de irse de Venezuela no fue fácil”

En ese marco, dio “gracias a la hospitalidad que nos han brindado, porque tenemos un sitio donde vivir, ya conocí el Servicio, a los colegas y el lunes (por mañana) comenzaremos a trabajar con Clínica Médica con la posibilidad de abrir camas que no se podía porque faltaba el especialista”, señaló.
Respecto a sus expectativas, valoró en especial la posibilidad de “volver a hacer lo que hacía, a tener trabajo en el Hospital y realizar lo que nos gusta hacer”.

La decisión de irse de Venezuela no fue fácil. Fue madurando con los años y acentuándose al ritmo de la situación de su país. “No era que no había queso o algo en particular, sino que el país estaba muy complicado para hacer nuestro trabajo”, subrayó.

Sobre el final, recordó que la mayor parte de sus colegas vino a Chubut a trabajar en áreas rurales, si bien en su caso por la especialización se quedó en el Hospital. “No venimos a quitar el trabajo a nadie, sino a buscar una oportunidad e iremos donde nos manden”, concluyó.

 

Comentar
- Publicidad -