Colegio San José Obrero: cinco proyectos de estudiantes buscan resolver problemas cotidianos

Los estudiantes de 7º año de la Escuela San José Obrero presentaron recientemente sus proyectos de microemprendimientos para el análisis por parte de la Fundación Padre Corti. Son cinco iniciativas destinadas a resolver problemas de la comunidad, a partir de los conocimientos adquiridos en la formación técnica profesional.
El profesor Gustavo Jaramillo, a cargo de Proyecto, Diseño y Montaje Electromecánico de la Escuela, coordina los proyectos realizados por los estudiantes próximos a egresar. “La propuesta es que los alumnos puedan trabajar en un emprendimiento genuino, que lo puedan concretar y que, eventualmente, lo pongan en marcha cuando hayan egresado como técnicos”, resumió el docente.

Solucionar un problema a partir de lo aprendido

Además del proyecto de búsqueda de objetos perdidos, que este medio difundiera días atrás, hay otros cuatro en marcha: un termo eléctrico, un proyecto de electricidad a partir de energía cinética, un calentador de comida y un adaptador de altura para sillas de ruedas.
Cada uno de ellos fue elaborado por un grupo de entre 6 y 9 integrantes, y “deben solucionar el problema, a partir de lo que investigaron, aplicando conocimientos de electromecánica, que incluye electricidad, electrónica, o algún aspecto técnico con las herramientas y equipos con los que trabajamos en la escuela, como fresador y torno, entre otros”, dijo el profesor Jaramillo.

Las iniciativas son acompañadas por la Fundación para la implementación inicial, que consiste en financiar la puesta en marcha del proyecto, luego de pasar por un proceso de elaboración, evaluación y reformulación de las ideas.

Te puede interesar
Comienza el VIII Encuentro del Libro Usado con cien stands y actividades

Las ideas en marcha

Julio Sánchez, alumno de 7º año, se refirió al termo eléctrico, proyecto que presentó junto a sus compañeros: “es un termo con una base que tiene una batería de 12 voltios recargable, para calentar agua. Es portátil y tiene forma de un jarro”, detalló. Con ello, buscan resolver la disponibilidad de agua para bebidas y comida cuando no hay fuentes de calor.
Por su parte, Cristian Páez habló de la posibilidad de generar electricidad a partir de la energía cinética. En principio, la idea es “alimentar los gimnasios con electricidad pero también está la posibilidad de hacerlo portátil para el uso en los hogares”, para distintos artefactos e iluminación.

Ahora, los estudiantes tienen que trabajar en aspectos tales como la viabilidad de los proyectos presentados para, más adelante, realizar presupuestos, trámites bancarios y otros que implican la apertura de un emprendimiento.
En la segunda parte del año, trabajarán en la implementación en sí y el proceso concluye con el proyecto en marcha y la presentación tanto dentro de la Escuela como hacia la comunidad. El objetivo final sería el lanzamiento al mercado de estas iniciativas creadas en el entorno escolar.

Comentar
- Publicidad -