Registran a una ballena después de 25 años

Registros de la ballena 0402 en 1975, 1989 y 2014 muestran el mismo patrón de callosidades.

Tras 25 años, se obtuvo un nuevo registro de una ballena franca austral identificada. El hallazgo pone en valor la investigación a largo plazo.

El catálogo de identificación de ballenas francas de Península Valdés contiene registros de más de 3.350 individuos. Comparar el patrón de callosidades para encontrar nuevos registros de ballenas conocidas es un arduo y minucioso trabajo que da gran satisfacción cuando se encuentra una coincidencia. Ese es el caso de la ballena 0402 que tras 25 años se obtuvo un nuevo registro.

El Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) informó que durante el procesamiento de fotografías obtenidas a través de los relevamientos aéreos anuales, se logró un nuevo registro de la ballena 0402.

Su número de identificación anticipó a los investigadores que se trataba de uno de los primeros individuos en identificarse cuando se inició el catálogo de ballenas francas en 1970. Esta ballena fue vista por primera vez en 1975 y luego en 1989 junto a una cría.

La bióloga Florencia Vilches, quien realiza el procesamiento de fotografías obtenidas de los relevamientos aéreos junto a la Prof. Vicky Rowntree, dijo tras el hallazgo: “Identifiqué a la ballena 0402 mientras analizaba 7.215 fotografías del relevamiento aéreo del año 2014.

Encontrar una coincidencia entre las más de 3.350 identificadas en nuestro catálogo es siempre una enorme satisfacción. Cuando esto sucede con ansiedad me pregunto, ¿hace cuánto que la conoceremos?, ¿cuántas crías habrá tenido?, ¿mostrará preferencias por alguno de los golfos? Sumergirse en sus historias de vida solo es posible tras casi 50 años de investigación ininterrumpida”.

Tras 25 años sin verla, en el año 2014, la ballena 0402 sorprendió a los investigadores al volver a identificarla en las aguas del Golfo Nuevo junto a una nueva cría ¿Por qué tanto tiempo sin obtener registros de una misma ballena? Los investigadores sostienen que las razones por las cuales durante 25 años, no se han obtenido registros de la ballena 0402 son en principio inciertas. Pudo haber utilizado como área de cría las aguas del sur de Brasil en lugar de las de Chubut. También pudo suceder que haya llegado al área después o haberla abandonado antes de septiembre, cuando realizamos el relevamiento aéreo anual; o sus callosidades no estaban visibles cuando la sobrevolamos o inclusive estar con su vientre hacia arriba, saltando o debajo de la superficie del agua para evitar ser atacada por las gaviotas cocineras.

Te puede interesar
El 15 de Junio comienza la temporada de ballenas

Posiblemente se trate de una combinación de todas ellas. Para los investigadores este caso muestra la multiplicidad de variables que existen cuando se estudian poblaciones de animales marinos que migran vastas distancias entre sus áreas de cría y alimentación, y la complejidad de monitorear su estado de salud.

“Solo a través de estudios continuos de largo plazo como el que llevamos adelante conjuntamente con el Ocean Alliance desde 1970 podemos abordar tales complejidades. Pero la ballena 0402 ignora todo esto. Como también ignora cuanto me ha alegrado volver a verla” concluyó Vilches.

La información generada por el Programa Ballena Franca Austral, en las costas de Chubut, es fundamental para evaluar el estado de conservación de esta especie y proponer acciones de manejo en base a información científica actualizada.

Más Info: Las ballenas francas pueden identificarse individualmente analizando el patrón de callosidades de sus cabezas. Cada año en septiembre, investigadores del Programa de Investigación del ICB sobrevuelan los 500 km de costas de Península Valdés, desde Punta Quiroga en el Golfo San José hasta Punta Ninfas en el Golfo Nuevo.

Cuando avistan ballenas, el avión vuela en círculos y fotografían los patrones de callosidades.

También registran con GPS la ubicación de cada ballena o grupo, la presencia de crías, comportamientos inusuales, heridas, ballenas muertas en las costas, etc. Para que los relevamientos aéreos resulten exitosos, el mar debe estar calmo, por lo que generalmente esperamos las condiciones climáticas apropiadas.

Comentar
- Publicidad -