Continúa el juicio contra el carnicero que asesinó a un presunto ladrón

?

A lo largo de la mañana del martes se concretó la segunda jornada de debate en relación al homicidio de Abelardo “Abel” Liempis acontecido el pasado 8 de abril de 2018 en el barrio Abel Amaya. La causa tiene como único imputado a Kevin Martínez. Entre los testimonios destacados de la fecha estuvieron el de un vecino testigo de parte del hecho, la Oficial de Servicio de la Seccional 5° esa noche y el del Comisario de dicha dependencia policial. También se exhibieron los videos de las cámaras de seguridad del local comercial y declaró la médica Forense, Eliana Bévolo, sobre la autopsia practicada al cuerpo de la víctima.

El tribunal de debate fue integrado por Martín Cosmaro, Mónica García y presidido por Mariel Suárez, jueces penales; en representación del Ministerio Público Fiscal asistió Cecilia Codina, fiscal general; acompañada por Eve Ponce, funcionaria de fiscalía; en tanto que la defensa de Martínez fue ejercida por Carolina Cruz y Elizabeth Yapura, abogadas particulares del mismo. También un familiar de la víctima fue asistido por profesionales del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD).

El primer testigo fue una persona de nacionalidad Boliviana, de profesión albañil, quién recordó que esa noche se encontraba compartiendo algo con unos conocidos y “sube la señora del dueño diciendo que estaban robando”. Entonces el dueño, Tito, baja a ver qué pasaba y él miraba desde la ventana del primer piso. “El dueño sale, agarra un pedazo de hierro y fue a decirle que se vaya al muchacho”. Ahí escucha al encargado del negocio, por Kevin Martínez; que le dice “ya me tenes cansado, siempre lo mismo”. “Después la sangre, dio un par de pasos y se desplomó”, describió el testigo.

En segundo término prestó testimonio la oficial de servicio que la noche del hecho prestaba servicio en la Comisaría 5°. Esa noche le avisan desde la guardia que estaban interviniendo en un presunto robo con un masculino lesionado. Cuando se hace presente en el lugar del hecho y observa un masculino tirado en el medio de la calle, justo frente al local comercial, junto a él una femenina, y le refieren que había sido agredido por alguien que se encontraba dentro del local comercial. Inmediatamente da aviso al Jefe de la Dependencia policial y a Criminalística.

Te puede interesar
Dos presos se encuentran en estado crítico luego de un incendio en una celda

Asimismo el Comisario Jorge Calderero, que en abril de 2018 era el responsable de la Comisaría 5°, recordó que aquella noche es informado por la Oficial de servicio de un hecho de sangre en el Abel Amaya. Se dirige a la escena del hecho donde encuentra un cuerpo tirado en la calle y su pareja llorando al lado; de inmediato pone en conocimiento del suceso a la superioridad y la fiscalía. Le informan que Liempis había tratado de cometer un ilícito. Finalmente recordó que le ordenan detener a Kevin Martínez y el secuestro de dos cuchillos tipo carnicero y de otros elementos de interés para la causa.

El hecho en debate

El suceso ventilado en juicio acontece el pasado 8 de abril de 2018, siendo las 22.30 hs., cuando la víctima Abelardo Liempis junto a su pareja se apersonan en el mercado “Daniela”, ubicado en la calle Código 475, al 220, del barrio Abel Amaya, propiedad de Josué Kevin Martínez. Son atendidos a través de una reja por un amigo de éste, la víctima adquiere un paquete de hamburguesas  y lo abona. Liempis comienza a agredirse a gritos con todas las personas que estaban dentro del local comercial y amenaza a la dueña dela propiedad. Luego sale el dueño de la propiedad, de apellido Torrico Quinteros, con un hierro de grandes dimensiones y forcejea con Liempis, que tenía en sus manos una piedra envuelta en un buzo. Momento en que aparece Kevin Martínez portando un cuchillo de grandes dimensiones, por atrás, y apuñala a Liempis  en la zona lateral del cuello, del lado derecho, con un corte de atrás hacia adelante y de arriba hacia abajo, lesionando la arteria aorto-toráxica provocándole su muerte por “shock hipovolémico”. Calificando jurídicamente el mismo como “homicidio simple”.

Comentar
- Publicidad -