Se conmemora el desembarco de los primeros inmigrantes boers

El primer contingente de sudafricanos llegó al país el 4 de junio de 1902 y se instaló a pocos kilómetros de Comodoro Rivadavia, donde fundaron la colonia Escalante.

En conmemoración del Día del Colono Sudafricano, hoy se realiza un acto a las 12:30 horas en el boulevard ubicado en Alsina y Rawson. En caso de inclemencias climáticas adversas se realizará a la misma hora en el Ceptur.

Este año se celebra el 117 aniversario de la llegada del primer contingente de inmigrantes a la Argentina y se entregarán reconocimientos a los descendientes de primera generación. Por la noche se reunirán a celebrar la fecha con una cena conmemorativa en la Sociedad Rural, donde además van a coronar a la nueva reina.

Colonos sudafricanos

El 4 de junio de 1902 llegaron a las costas de Comodoro Rivadavia los primeros emigrantes de Sudáfrica, denominados boers. Son descendientes de colonos holandeses y franceses de Sudáfrica, y emigraron a Argentina después de la Segunda Guerra Anglo-Bóer. Entre 1902 y 1908 se estima que llegaron alrededor de 600 colonos, consigo trajeron sus típicos carros, animales e incluso dos esclavos negros.
El gobierno nacional les otorgó tierras, mulas y carpas. Crearon la Colonia Escalante, en honor al entonces ministro de agricultura Wenceslao Escalante, en la zona donde actualmente se encuentra Rocas Coloradas.

Se dedicaron a la agricultura y a la ganadería: cultivaban verduras y cereales, criaban aves y ovejas, producían lana y quesos. Luego de largos días de viaje en carretas llegaban al pueblo a vender sus productos y a comprar víveres. En 1910 se conformó la Unión Sudafricana y la mayoría de los colonos retornó a su tierra natal.
Agrupaciones

En 1925 formaron la Asociación Cristiana de la Colectividad Sudafricana, una agrupación de beneficencia que construyó un templo en la calle Rivadavia para profesar su religión, con los años también construyeron una sede social en Rada Tilly, donde también cuentan con un museo.
Por otro lado, en 1992 los descendientes crearon la Colectividad Sudafricana, que pone en valor el legado cultural de sus ancestros, cuentan con grupos de danzas típicas donde participan niños, adolescentes y adultos.

Un museo recrea la historia de los colonos

La Asociación Cristiana Sudafricana lo abrió hace dos años en su sede social ubicada en Rada Tilly, donde cuentan con elementos que trajeron los colonos desde Sudáfrica.

Te puede interesar
Recapturaron a los fugados de la comisaría de Sarmiento en una chacra

La Asociación Cristiana de la Colectividad Sudafricana tiene su sede social en Rada Tilly, donde cuentan además con un museo y un salón para eventos.

Los integrantes de la asociación, Norma y Martin Blackie explicaron: “esta asociación se creó en 1929, tiene la personería jurídica número 42. Empezaron un grupo de mujeres, hicieron la iglesia que está en calle Rivadavia que todavía sigue funcionando como iglesia reformada. Consiguieron un terreno en Rada Tilly y construyeron un salón para poder reunirse”.

“Hace dos años logramos ampliar el salón, y también hicimos el museo, ahí tenemos cosas que fueron traídas de Sudáfrica que han donado los descendientes, es muy interesante para visitarlo” expresó la mujer, allí reciben visitas de la comunidad y de escuelas, ocasiones donde los integrantes de la asociación cuentan la historia de los colonos y de los objetos que se exhiben en el lugar.

En el museo hay fotografías antiguas y elementos que trajeron los colonos desde África. “Hay cosas de trabajo y otras familiares, como un juego de té, un lavarropas de los que se usaban en ese entonces que tenían una manija, morteros hechos artesanalmente, hay moldes de vela porque no tenían electricidad, una máquina para cargar lana, fuentones y una máquina de coser” enumeran.

Desde la colonia hasta Comodoro Rivadavia tenían treinta días de viaje, que realizaban en carros tirados por bueyes. Se quedaban unos días en el pueblo para vender sus productos, principalmente lanas, y compraban víveres, cueros, telas, entre otros elementos. La asociación construyó una réplica de esta tradicional carreta y explican que “la carreta tanto en Sudáfrica como Argentina fue el símbolo de los boers, de hecho el monumento que tenemos en la calle Rawson tiene como figura principal una carreta. Con eso se movían, era prácticamente su casa mientras iban avanzando y buscando un terreno donde quedarse”.

Comentar
- Publicidad -