Incendio en el Abel Amaya: murió niño de 4 años y dos hermanitos fueron rescatados

Un niño de 4 años murió durante la madrugada de ayer y dos pequeños hermanos fueron rescatados y puestos a salvo por efectivos policiales de la Comisaría Quinta tras el incendio de una precaria vivienda en barrio Abel Amaya.
Al momento del siniestro los niños se encontraban solos ya que, según informaron las autoridades policiales que tomaron intervención, sus padres estaban en una fiesta familiar en un domicilio cercano. La casa tenía una conexión clandestina de electricidad y una cocina a leña.

Hallazgo del siniestro y desesperación en efectivos policiales

Ocurrió a eso de las 3:40 de la madrugada cuando en momentos que se encontraba patrullando el móvil 1018 (una Ecosport color oscura) conducida por el agente Tolaba y el cabo primero Errea, sobre calle Código 475 a la altura del 426 del barrio Abel Amaya divisan una densa columna de humo que luego se convierte en un foco ígneo.

Mientras solicitan la llegada de Bomberos voluntarios, los policías descienden y desde el patio observan en el interior y en medio de la densa humareda, a una niña que cargaba con un bebé entre sus brazos y en forma inmediata ingresan al lugar, levantan a la niña y su hermanito y salen en forma rauda al exterior para ponerlos a resguardo.

Se trataba de Giselle Vargas Ugarte de 8 años y su hermano Alan Vargas Ugarte, de apenas 1 año.

Te puede interesar
Condenado usufructuó permiso y lo fueron a buscar a su casa para regresarlo a una celda

Los efectivos le preguntan a la menor si había alguien más adentro y esta alcanzaría a contestar que en una habitación del fondo estaba su hermano de 4 años, aunque ya la densa humareda y el fuego fueron ganando cada rincón de la precaria vivienda y poco y nada se podía hacer.

Al lugar arribarían luego 3 dotaciones de los Bomberos voluntarios del Destacamento 1 (móviles internos 22, 27 y 34) y dos ambulancias que asistieron a los menores con principio de asfixia por inhalación de humo, los que fueron trasladados al Hospital Regional en compañía de su tía Eulalia Vargas, donde quedaron con respiradores artificiales.

Los padres de nacionalidad boliviana –identificados como Wilder Vargas Camacho y Zulma Ugarte Pérez– llegarían después y se encontrarían con el dramático escenario.
Una vez controlado y apagado el fuego, encontrarían a Deymar, el nene de 4 años, ya sin vida en la habitación. En su desesperación por escapar de la trampa mortal, se había refugiado debajo de la cama y así lo encontraron.

Posteriormente el perito ígneo Enrique Koprowski informaría que si bien en el lugar había una conexión clandestina de electricidad, el fuego se inició en el lugar donde se encontraba la cocina a leña.

Comentar
- Publicidad -