Estimulación del lenguaje

Fonoaudióloga. M.N. 5813 - M.P. 106

En los últimos años venimos encontrando un aumento significativo en la dificultad de los niños para adquirir y dominar su lengua materna.

No es el punto detenernos en las posibles causas o hipótesis en relacionar esto.  Más allá de comenzar o no la intervención fonoaudiológica, siempre nos preguntan cómo o qué se puede hacer para colaborar con el desarrollo del lenguaje en los niños. A continuación algunas sugerencias pero siempre recordando que el lenguaje no se enseña, se aprende.

•  Háblale de diferentes temas constantemente.

• Es importante leerle libros para expandir su vocabulario.

• Canta canciones con tu bebé.

• Si te pregunta qué significa algo, toma el tiempo de explicárselo.

• Usa las palabras correctas para cada cosa y no diminutivos o apodos.

• Pronuncia las palabras correctamente. No digas cheche por leche, o guagua por agua.

• Si le das jugo, explícale de qué frutas es, si está frío o no, etc.

• Háblale de su comida, y explícale cómo se prepara aunque creas que no te entiende. Su cerebro está grabando el lenguaje.

• Enséñale los colores y cuéntale como se mezclan para hacer otros.

• Si quiere algo, espera a que te diga la palabra. Por ejemplo, si lo que quiere es cereal o una galletita, y no sabe la palabra, aprovecha en el momento para mostrársela.

•  Háblale y comunícate todo el tiempo. Habrás notado que ya balbucea, luego emitirá sonidos y palabras.

•  Respeta los turnos de habla y pónganlos en práctica en los juegos también.

•  Háblale de cosas, personas o hechos que estén presentes.

•  Recuerden juntos sucesos vividos.

•  -Responde  verbalmente a sus sonidos. Hazlo con afecto y emoción, será una manera de motivarle.

•  -Completa las frases que él o ella tratan de decir. Por ejemplo: si tu bebé dice “ma”,  dile “mamá”.

•  -Articula frente a él las palabras o sílabas de forma clara y lenta.

Te puede interesar
Comenzaron a realizar charlas en los barrios de prevención de incendios

•  -Enséñale canciones sencillas y cortas. Acompáñalas con gestos y palmadas para que las aprenda más fácilmente.

•  -Inventa juegos de imitar sonidos de animales.

•  Realiza acciones conjuntas, interactivas. Se trata de compartir un contexto.

•  -Evita corregir a tu niño con frases como: “no, así no se dice”. Es suficiente con que repitas la palabra correcta.

•  Fomenta el juego imaginativo de tu hijo, que juegue a peinar muñecas, a conducir, a jugar en la granja…

•  Juega con tu hijo a hacer movimientos con los labios, como hacer morritos, dar besitos, hacer pedorretas…; con la lengua, lamerse los labios, sacar la lengua fuera de la boca, subirla hasta la nariz…(es importante fortalecer los músculos que intervienen en el habla).

•  El niño puede jugar a soplar molinillos de viento, hacer burbujas de jabón, soplar silbatos, inflar globos… (el soplo juega un papel importante en el habla, potencialo.)

Para terminar

Existe evidencia irrefutable de la importancia del lenguaje y el aprendizaje temprano de los niños para la preparación, el compromiso y el desempeño de la escuela posteriormente. Las experiencias de los niños en el hogar son fundamentales para el desarrollo temprano del lenguaje y el aprendizaje. En particular, tres aspectos del entorno de alfabetización en el hogar promueven la formulación y el lenguaje): actividades de aprendizaje (por ejemplo, lectura diaria de libros), la calidad de la dedicación de los padres y las madres (por ejemplo, capacidad de respuesta) y los materiales de aprendizaje (libros y juguetes adecuados para la edad de los niños).

Por último, los niños también desempeñan un papel clave en sus propias experiencias de aprendizaje, como lo demuestran los vínculos entre las características de ellos y los comportamientos parentales. Los hijos afectan a sus padres y madres y viceversa, por lo tanto, es fundamental reconocer la naturaleza transaccional de las primeras experiencias de lenguaje.

 

Comentar
- Publicidad -