El Servicio de Pediatría, al límite por casos de bronquiolitis

Todas las camas de la terapia intensiva pediátrica y casi la totalidad del servicio de Pediatría del Hospital Regional se encuentran ocupadas debido a la cantidad de casos de bronquiolitis que requieren internación en las últimas horas.
Si bien el comienzo del invierno suele ser época de saturación del servicio, este año se ha adelantado el momento crítico, de acuerdo con lo informado por la neumonóloga infantil Sandra Barría.

Demanda anticipada

La demanda cubre 29 de las 30 camas de internación pediátrica y las 8 de terapia, por lo que desde el servicio señalaron la preocupación, debido a que el invierno todavía no ha comenzado oficialmente. “Generalmente, tenemos gran cantidad de casos entre junio y mitad de julio, pero este año comenzó antes”, dijo la especialista quien consideró que “estamos en una situación límite”.

Barría recordó que en 2018, acudieron a otros servicios como Ginecología y Neonatología para contar con las camas suficientes: “llegamos a tener 56 camas ocupadas”, remarcó. Su preocupación tiene que ver con la posibilidad de que, cuando se incrementen los casos de infecciones respiratorias, no logren cubrir la demanda aun con la disponibilidad de otros servicios del Hospital.

Recomendaciones y servicio especial

La especialista se refirió a las recomendaciones especiales para los niños pequeños de manera de evitar la infección y sobre todo, las consecuencias graves que llevan a la internación. La dra. Barría mencionó que “como es un virus que ataca en especial a los niños más pequeños y lactantes, es importante sostener la lactancia materna mediante la cual se le pasan los anticuerpos al bebé”.
Por otro lado, la especialista aconsejó “no llevar a los niños pequeños a lugares públicos de mucha concentración porque el virus está en circulación”.

Te puede interesar
Bomberos indignados: “no necesitamos donaciones de feria americana”

Asimismo, recomendó “ventilar bien las casas y observar como respira el bebé o niño. Es importante que si lo ven un poco agitado o tienen un silbido, consulten con el pediatra”. Barría recordó que “los síntomas comienzan y rápidamente agravan” si los niños no reciben atención inmediata.
En ese contexto, recordó además que en el Hospital, tienen enfermero y médico que atienden a los niños que llegan con síntomas, en un lugar diferente a la guardia para poder recibir la oportuna intervención.

 

Comentar
- Publicidad -