El enriquecimiento de Báez “no fue suerte”, dijo fiscal de la causa

Ignacio Mahiques (izq.) Gerardo Pollicita (der.)

Con la presencia de la ex presidenta Cristina Kirchner se realizó la segunda audiencia del juicio que se le sigue como presunta jefa de una asociación ilícita y defraudación con la obra pública en Santa Cruz, pero la lectura de la acusación ante el Tribunal Oral Federal 2 seguirá el próximo lunes ya que quedó inconclusa.

La acusación se centró en cómo para la fiscalía se gestó el presunto “plan criminal” ideado por el fallecido ex presidente Néstor Kirchner y Cristina Kirchner para “convertir a Lázaro Báez en el principal contratista de obra vial en el país” desde la fundación de la empresa insignia “Austral Construcciones”.

“La sociedad se constituyó con $12 mil, fue absorbiendo a otras empresas constructoras contratistas del Estado para favorecer la simulación de licitaciones”, según el requerimiento de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques.

“Con un capital inicial de $ 12 mil se pasó a activos mayores a $ 1.700 millones según los estados contables del 2014”, se leyó y esto “no fue suerte”.

“Fue por sus vínculos con Néstor Kirchner y Cristina Fernández” quienes tuvieron “necesidad de que un particular de extrema confianza se ubicara del otro lado para recibir los fondos” estatales.

Comentar
- Publicidad -