Un grupo de profesionales reclama por problemas con su caja de jubilación

Ayer por la mañana, un grupo de profesionales de distintas ramas se reunió en instalaciones de la Sociedad Rural de Comodoro para debatir acerca de una caja de jubilación especial para ciertas profesiones. Al momento, hay muchos que registran importantes deudas y que tienen problemas para cobrar sus jubilaciones, en algunos casos con montos muy bajos.

Miguel Ángel Montoya, referente del grupo, conversó con Crónica y explicó en detalle en qué consiste el problema que tienen hoy por hoy: “esto se trata de una caja de jubilaciones particular para ciertos profesionales, se llama COMBE, y lleva las iniciales de estas profesiones, es decir, contadores, odontólogos, médicos, bioquímicos y escribanos. La ley para esta caja se había creado antes y era optativa, pero en el 2006 pasó a ser obligatoria. No es como la caja de jubilación previsional de ANSES, que funciona con los fondos que aportan los trabajadores activos, y se reparte en forma solidaria, a través de una fórmula que se basa en las mejores remuneraciones de los últimos diez años”, detalló el abogado.

“La diferencia que existe acá es que esto es como un sistema de ahorro particular, se denomina fondo de retiro. Entonces, todo lo que un trabajador aporta, es puesto en dos tipos de inversiones seguras, que son aquellas como los fondos del tesoro de Estados Unidos, que te dan una rentabilidad anual del 4 por ciento en dólares. En Argentina, nuestros bonos te pueden dar un 40 por ciento anual, pero si mañana hay default, eso no vale nada. Entonces, el promedio de esa rentabilidad se capitaliza en la cuenta bancaria de la persona, y el día que fallece el titular y hay que pagarle a la viuda, se programa una renta vitalicia, en donde se pagan las ganancias mensuales o se hace un retiro programado en cuotas”, argumentó Montoya.

Te puede interesar
Edificios escolares: tras la protesta de docentes, habrá un relevamiento por parte de Provincia

Problemas de inflación

Por otra parte, el entrevistado hizo hincapié en los problemas inflacionarios que tiene Argentina y que impactan directamente en los integrantes de la caja jubilatoria COMBE. Debido a que los niveles de inflación en el país son muy altos, el promedio de inversiones nunca alcanza a cubrir los niveles inflacionarios que existen, por lo tanto, el dinero de los trabajadores se desvaloriza. “En la COMBE tenemos casos de personas que están cobrando 500 o 700 pesos. Cuando yo fui legislador, antes había sido jefe de la ANSES y se había producido la apertura de las AFJP, que dieron lugar a una opción. Uno podía volver al Estado, que garantizaba una jubilación mínima, o quedarse en las AFJP. Yo propuse un proyecto de ley para que esta caja dejara de ser obligatoria y fuera opcional, porque los profesionales particulares trabajan toda la vida y el día que se jubilan tienen una jubilación más bien tendiendo a la mínima”, recalcó.

Finalmente, se refirió a las deudas que muchos profesionales tienen al día de hoy: “muchos se inscribieron como monotributistas y dejaron de pagar esa caja, en el entendimiento de que era optativa. Nunca hubo demasiada claridad con este tema, y el problema ahora está en que les están exigiendo el pago de ese aporte que quedó atrasado. Queremos que el grupo de profesionales solicite al Ejecutivo y legisladores que rescaten ese proyecto de ley y lo vuelvan a tratar. Una alternativa podría ser que planteen la inconstitucionalidad de la norma”, concluyó Montoya.

 

Comentar
- Publicidad -