Tras pelea en cervecería céntrica, los comensales se retiraron sin pagar

Piñas y patadas, mesas, sillas y banquetas destrozadas por la pelea entre grupos antagónicos en el interior de una cervecería céntrica provocaron la estampida de unos 70 parroquianos del lugar que se fueron sin pagar.

Hubo tres detenidos, entre ellos dos hermanos, demorados primero por personal de seguridad y detenidos luego por efectivos policiales de la Comisaría Primera.

Los hechos acontecieron cerca de las 21:30 en el interior del comercio que figura bajo el rubro gastronómico y de cervezas artesanales “Antares” que se encuentra sobre la calle 25 de Mayo, entre Sarmiento y San Martín.

Le habrían querido poner una pastilla en la bebida a una mujer

Es lo que se procuraba dilucidar o al menos que den las explicaciones pertinentes algunos de los tres detenidos (dos de un bando y el restante del otro).

Habían muchos comensales en el lugar y nada presagiaba lo que luego sucedería. Es que al parecer, todo comenzó cuando un joven le recriminó a otro del porqué estaba poniendo una pastilla o sustancia en el vaso de cerveza de una joven mujer y este habría sido el desencadenante de la feroz pelea entre varios jóvenes, incluyendo mujeres.

Varios de los contrincantes terminaron con sus rostros ensangrentados y poco y nada pudieron hacer los encargados de seguridad del local, salvo retener e impedir el ingreso a dos exaltados jóvenes que habían salido y pensaban reingresar para proseguir el pleito.
Solicitaron la presencia policial urgente y los primeros en llegar fueron efectivos del Grupo de Infantería que llegaban de diversos procedimientos por controles de tránsito en las zonas norte y sur de la ciudad.

Te puede interesar
Linares cierra su campaña con una caravana y un acto en el Abásolo

También llegaron policías de la Comisaría Primera y posteriormente, junto a integrantes de la División Policial de Investigaciones, solicitaron ver las cámaras de seguridad internas y externas de la cervecería para saber, en forma fehaciente, las causas que originaron la batalla campal que provocó la estampida de unos 70 parroquianos y un saldo económico negativo para los responsables del local comercial ya que entre los múltiples daños provocados por los mutuos agresores, la mayoría se fue sin pagar, estimando en cerca de $70.000 el perjuicio económico.

 

Comentar
- Publicidad -