Llegaron a Comodoro desde Venezuela para salvar la vida de su hijo

La familia de Anaís Prado y Rheviert López, padres de Sebasthian López, llegó a Comodoro para  que su hijo de 8 años, quien padece uropatía obstructiva congénita, pueda dializarse.

En Comodoro Rivadavia la cifra de inmigrantes venezolanos se triplicó en los últimos años. Una de las familias que llegaron hace 5 meses a la ciudad es la de Anaís Prado y Rheviert López, padres de Sebasthian López de 8 años, quien padece uropatía obstructiva congénita que pone en riesgo su vida.

“Vinimos por el problema de salud de Sebasthian”

“Tenía amigos acá quienes me alojaron. Conseguí empleo en un patio de comidas hace tres meses y hace dos ellos llegaron a Comodoro” contó Prado a Crónica – ya que en Buenos Aires la tramitación de la documentación y residencia demoraba muchos meses.

Decidió establecerse en Comodoro porque el trámite podía hacerse en un mes por “el viejo sistema”, sin embargo, al arribar el sistema RADEX de Radicación a Distancia de Extranjeros funcionaba. “Principalmente vinimos por el problema de salud de Sebasthian porque en Venezuela está complicado el tema” afirmó la madre.

“Tiene una uropatía obstructiva por una valva de uretra posterior y una hipospadia, por ello tiene muchas infecciones que dañaron sus riñones. Tres veces lo operaron de las valvas pero se reproducían y volvían, la última cirugía fue en 2017”.

Te puede interesar
Morena Miranda, la esperanza comodorense en el nacional de natación

Dálisis

El padre de Sebasthian, señaló que el pediatra Ruiz y la nefróloga Mascardi lo atendieron al menor en el Hospital Regional, pero el pasado viernes le informaron que debido al deterioro en los riñones el nene debía comenzar diálisis, “posiblemente tengamos que ir a Buenos Aires al Hospital Garrahan, él es nuestro único hijo, estamos pendiente de su salud y ahora tenemos que cubrir todos los gastos para salir adelante” explicó López.

Los niveles de urea que tenía su hijo eran de 130 y de creatinina de 2.4 y en una semana y media la urea paso a 300 y la creatinina a 6.8 . “El no aparenta estar enfermo, tiene ganas de vivir y salir adelante a pesar de las adversidades, siempre está con una sonrisa y está activo dándonos un ejemplo, es alentador para nosotros”.

Por la situación que están atravesando, la familia expuso el dolor que sienten de estar lejos de su familia ante esta situación, “es difícil estar solos sin ellos, cuando me dieron la noticia de Sebasthian quería a mi mamá a mi lado y a todos mis hermanos acá, nos tocó estar solos, pero gracias a Dios conocimos a muy buenas personas y tenemos amigos y vecinos que nos ayudan, Tenemos fe de que todo va a mejorar” expresó Anaís Prado.

 

Comentar
- Publicidad -