Marido de la joven asesinada para extraer el bebé de su vientre pudo abrazar a su hijo

“Gracias por tus oraciones. ¡Abrió sus ojos! Estamos rezando por un milagro”. Junto a estas palabras se acompañan unas emotivas imágenes de Yovani López junto a Yovanny Jardiel, el bebé que fue arrancado del vientre de Marlen Ochoa, de 19 años, en un brutal suceso cuyos acusados se volverán a sentar ante el tribunal el próximo 3 de junio.

Las imágenes fueron compartidas en Facebook por una amiga de la familia y muestran al esposo de la joven con el bebé en sus brazos por primera vez. En declaraciones posteriores, López explicó que el recién nacido “tiene muerte cerebral”, que pudo ser causada por la falta de oxígeno cuando fue extraído a la fuerza del vientre de su madre.

El padre creó una campaña de crowdfunding para cubrir los gastos del cuidado del bebé y del hijo mayor de la pareja, Joshua. Ya recaudaron más de 18.000 dólares. “Estoy muy agradecido por la ayuda que me están brindado. De todo corazón les sigo pidiendo su ayuda. Oren por mi hijo Yovanny Jardiel para que se recupere. Esta ayuda que me están dando será para el futuro de mis hijos”.

En los últimos días, los fiscales del caso desvelaron detalles del suceso. Clarisa Figueroa, de 46 años, su hija Desiree, de 24, –ambas acusadas de asesinato– y Piotr Bobak, de 40, pareja de Clarisa y acusado de ocultar el crimen, permanecen detenidos sin fianza.

Te puede interesar
Paul Ceglia, quien intentó estafar a Mark Zuckerberg, fue liberado en Ecuador

Según un informe, el pasado 23 de abril, mientras Ochoa se distraía viendo un álbum de fotos junto a Desiree Figueroa, la madre envolvió un cable alrededor del cuello de la joven. Tras estrangularla durante unos minutos, y una vez muerta, Clarisa Figueroa abrió el vientre con un cuchillo de carnicero y extrajo al bebé.

Comentar
- Publicidad -