Gimnasia quedó a una derrota de la eliminación

Al perder anoche contundentemente 90 a 64 en Formosa frente a La Unión, Gimnasia quedó 1-2 en la serie de octavos de final de la Liga Nacional de basquetbol y, una derrota mañana en el mismo escenario, lo dejará afuera de la competencia. Si gana recuperará la ventaja de cancha y el viernes tendrá la oportunidad de definir en el Socios.

El juego fue muy distinto a los disputados en nuestra ciudad, porque ayer todo el desarrollo le fue completamente a favor de los formoseños, que escribieron la diferencia habitual durante el primer cuarto y que, con los suplentes, supieron cerrar el juego y no admitieron ninguna reacción comodorense que terminó llamativamente desdibujado y al borde de la eliminación.

El cuarto inicial fue similar a los dos que se jugaron en nuestra ciudad. Como que La Unión ingresa a los juegos con una intensidad superlativa que le da altos réditos, porque de esa manera disminuye mucho al rival y adelante se puede mover con más fluidez para llegar a los puntos, y anoche a Gimnasia le costó, como en toda la serie, armar juego y al principio estuvo poco tiempo en cancha el base Jonatan Treise por faltas personales; y no fue malo el ingreso de Juan Coronado, que fue el único que llegó al gol en esos momentos, pero tampoco el equipo pudo hacer una buena defensa y tuvo que recurrir a las faltas (8 de 8 en simples para los anfitriones).

Te puede interesar
Rebajaron 2 años de pena a Willatowski y quedó en 11 años de prisión por el homicidio de Daniel Bayón

Ganar para seguir en la lucha

Ya en el segundo parcial parecía que Comodoro comenzaba la reacción, pero en los primeros minutos no pasó nada de eso, porque tuvo inconvenientes para subir la pelota y los locales continuaron con alta efectividad y con un parcial de 10-0, producto de los triples y los puntos de Ignacio Alessio ganado cerca del cesto, se fue a la máxima diferencia hasta ese momento que llegó a ser de 20. Pero en contraste a los dos juegos en el Socios, el equipo de Martín Villagrán jamás pudo reaccionar y se vio ampliamente superado por el local que se mantuvo punzante en todo momento.

Recién asomó el visitante en el inicio del tercer cuarto y aprovechando que los internos titulares se fueron a descansar, pudo desnivelar cerca de la canasta con la aparición de Eloy Vargas que sacó provecho de esa situación para descontar y armar otro juego, pero el resurgimiento duró muy poco, porque en los últimos minutos volvió a complicarse ofensivamente -no pudo ni siquiera frente a los reservas- y atrás recibió muchos puntos en velocidad.

En el final nada cambió, es más, al local le bastó con la producción de los relevos para terminar de aplastar a un apático Gimnasia que mañana indefectiblemente deberá triunfar para que la Liga no se vaya tan rápido.

 

Comentar
- Publicidad -