Pablo García Borboroglu va por la corona

El investigador patagónico fue nominado para los Premios Rolex. Su proyecto de conservación de pingüinos quedó seleccionado entre mil de todo el mundo. El año pasado había ganado el denominado Óscar Verde y un premio de la National Geographic. En 2019 las distinciones continúan además, Disney Nature eligió a la organización que lidera -Global Society Penguin (GPS)- para promover y destinar parte de los fondos de su reciente film “Pingüinos”.

(Por Daniela Zamit) El investigador patagónico Pablo García Borboroglu es uno de los diez nominados de entre mil de todo el mundo para recibir el Premio Rolex a la Iniciativa. Este galardón que entrega la prestigiosa marca de relojes, tiene como objetivo reconocer a hombres y mujeres con espíritu emprendedor que hayan creado proyectos extraordinarios para hacer del mundo un lugar mejor.

Sin duda la Global Penguin Society (GPS), organización nacida en Puerto Madryn y que Borboroglu lidera, cumple con creces el requisito.

Fue creada hace diez años con el objetivo de proteger a las 18 especies de pingüinos del mundo de las cuales más de la mitad están actualmente en peligro de extinción.

Hasta la fecha, su trabajo ha beneficiado a 1,6 millones de pingüinos y ayudó a proteger casi trece millones de hectáreas de hábitat de estas aves. La GPS también se destaca por su tarea educativa involucrando a miles de niños y a las comunidades.

Borboroglu trabaja en la conservación de pingüinos desde hace 30 años y durante estos últimos su labor recibió muchas distinciones y premios internacionales. El año pasado recibió el Whitley de Oro, premio conocido como el Óscar Verde, además del Premio Buffet de National Geographic, entre otros reconocimientos.

Proyectos que mejoren la vida en la tierra

Ahora su proyecto compite con otros con ambiciosos objetivos en temáticas diversas como salud, clima, tecnología y medio ambiente; originados en India, Francia, Inglaterra, Pakistán, Uganda, Estados Unidos, Australia y Brasil.

“Buscan proyectos que mejoren la vida en la Tierra y que inspiren a las próximas generaciones, a la humanidad. Estoy recontento de haber pasado a esta instancia, es magnífico”, cuenta emocionado Borboroglu que confiesa admiración por sus colegas de nominación.

Será en junio en Washington cuando el jurado seleccione a los cinco ganadores de esta nueva edición que tiene la particularidad de promover la participación del público a través de la votación en su sitio web (Ver recuadro “Cómo votar”).

“Para mí sería la coronación de 30 años de trabajo, digo coronación no por ser el final, sino porque el logo de Rolex es una corona.

El premio legitimiza el trabajo que hacemos y le da visibilidad a la conservación oceánica. También es importante lo de inspirar a la gente, a las nuevas generaciones, transmitir optimismo. Uno se rodea de gente que está en conservación y le parece que todo el mundo está convencido de la necesidad de cuidar el planeta, pero la verdad es que no, para nada.

Este premio te permite salir a círculos que están fuera de la conservación y eso está bueno. Para mí es un sueño increíble, además me gusta porque me encanta que la gente se apropió del proyecto, que la gente esté orgullosa, porque la verdad es que es un proyecto argentino”, cuenta el investigador refiriéndose a los posteos en las redes sociales en las que gente invita a sus amigos a votar por él.

En primer lugar, su proyecto pretende mejorar el conocimiento científico de tres especies esenciales –los pingüinos de Magallanes, los pingüinos rey y los pingüinos de Fiordland, en Argentina, Chile y Nueva Zelanda– para formular recomendaciones basadas en la ciencia con el fin de orientar su conservación. Quiere involucrar a comunidades locales y colegios en la Argentina en el estudio y la conservación de los pingüinos, como un modelo a seguir por parte de otros países.

También promueve el trabajo con gobiernos locales y nacionales y con propietarios de tierras para mejorar la toma de decisiones en temas que afectan a la conservación de los pingüinos, por ejemplo, contribuyendo a la denominación y gestión de nuevas Áreas Marinas Protegidas.

La elección

Los Premios Rolex se establecieron en 1976 para conmemorar el 50º aniversario del Rolex Oyster, el primer reloj sumergible y todo un hito en la historia de la relojería. El propósito de los premios es fomentar los valores en los que se fundamenta Rolex: calidad, ingenio, determinación y, ante todo, el espíritu emprendedor.

El objetivo era ayudar a personas excepcionales de todo el mundo: pioneros que tenían poco o ningún acceso a las fuentes de financiación tradicionales, y que estaban respondiendo a grandes retos con proyectos originales e innovadores destinados a mejorar el conocimiento y el bienestar humanos.

Con absoluto secreto mantiene Rolex las nominaciones. Cuenta Borboroglu que durante las entrevistas no pueden tomarse fotos ni compartir información en redes sociales, las condiciones de participación son muy exigentes. La última instancia de selección de la que surgieron los últimos diez finalistas se llevó a cabo en Londres durante el verano.

“Fue muy duro porque había colegas y proyectos increíbles. Nombraron a los diez proyectos que pasamos a la final que es en junio en Washington, nos asignaron un coach y ahora estamos trabajando en la presentación de tres minutos que tenemos que realizar en el auditorio de National Geographic donde tiene lugar el Festival de Exploradores de National Geographic”.

En esa misma semana se anunciarán los cinco elegidos y allá estará Pablo acompañado por Laura Reyes, doctora en biología y directora del programa de Conservación de GPS, su esposa y compañera de aventuras desde que comenzaron a rescatar pingüinos empetrolados en Punta Tombo en la década del 80, cuando los dos eran apenas unos pichones.

Disney Nature retrata la vida de Steve

Disney Nature, la división de documentales del gigante del entretenimiento, estrenó el mes pasado en salas de Estados Unidos y Canadá “Pingüinos”, un documental que trata sobre la vida de Steve, un macho de la especie Adelia. La Global Penguin Society (GPS), que preside Pablo García Borboroglu, fue elegida para recibir parte de los fondos que genere el film con el objetivo de apoyar su tarea de conservación. Para el investigador la importancia de la película es que brinda la posibilidad de llegar a un enorme y diverso público.

El film muestra el ciclo reproductivo y los problemas que enfrenta el pingüino para sobrevivir, criar a los pichones y conseguir pareja.

El actor cómico Ed Helms, protagonista de la película ¿Qué pasó ayer? es la voz de Steve. Para conseguir las imágenes los directores Alastair Fothergill y Jeff Wilson filmaron durante tres veranos en la Antártida. Con amplia experiencia los directores dirigieron también los documentales Planeta azul, Nuestro Planeta, Planeta Helado, entre otros.

“Con esos fondos vamos a trabajar en Antártida, África, Nueva Zelanda y Sudamérica. Lo que tiene de bueno la película es que Steve le da voz a las 18 especies de pingüinos, la gente puede ver que no es tan fácil ser un pingüino con las amenazas y los problemas que enfrentan en el mundo actual. Conecta con la emoción de la gente, logra que la gente se interiorice más, se sensibilice, y genere cambios de actitud y de conducta” explicó el investigador quien participó junto a los directores y productores de los eventos de promoción del film.

La especie Adelia no se encuentra en peligro de extinción, pero el director quien filmó en la Antártida durante muchos años, explicó que muy frecuentemente filmaba pingüinos emperadores, pero siempre le llamaban la atención los Adelia, una especie más pequeña, hiperactiva y hasta un poco torpe. Steve se transforma en un personaje cómico y tierno a la vez, un antihéroe que genera mucha empatía.

“Yo trabajo en pingüinos creo que porque mi abuela me contaba historias de pingüinos cuando yo era chico y, ahora Disney, le está contando la historia de los pingüinos a millones de chicos, está despertando vocaciones de conservación en todo el mundo. Esta es la clave porque ahí hay esperanza en el futuro, la esperanza está en que haya nuevas personas en el mundo que trabajen por la conservación, no necesariamente siendo biólogos, pero sí teniendo un rol en la conservación”, sostiene Borboroglu.

Aunque el documental todavía no tiene fecha de estreno en la Argentina es posible que sea presentado en algún evento. El investigador contó que le gustaría poder proyectar la película en un evento de conservación con participación del público. “Es importante porque de todo el planeta Disney eligió a esta organización que está acá en Chubut, Argentina, para el acompañamiento”, dice.

En el centro de Nueva York las enormes pantallas de Time Square difundían las imágenes de “Penguins”, mientras Pablo las miraba sin poder creer el enorme logro.

“Eso te da mucha pila para seguir, muchísima”, finalizó.

Premio amarillo: Borboroglu durante su presentación para National Geographic en 2018.

Cómo votar: proyectos para cambiar el mundo

Los Premios Rolex tienen más de 40 años. En la edición 2019 el premio invita al público a unirse a un jurado de expertos para ayudar a elegir los cinco laureados 2019 que serán respaldados por Rolex. Para votar: www.rolex.org/es/rolex-awards/ finalists.

Los demás nominados: Krithi Karanth busca reducir el conflicto entre vida salvaje y el ser humano en India. A medida que el número de personas aumenta, los conflictos entre los humanos y la escasa fauna del planeta se multiplican, pero la conservacionista india está convencida de que este problema tiene solución. Miranda Wang busca reutilizar los desperdicios de plástico no reciclables. Es una empresaria canadiense de 25 años que si cumple su objetivo, logrará que un tercio de los residuos de plástico del mundo, que ahora obstruyen vertederos, ríos y océanos, se transformarmen en una nueva fuente de riqueza.

Topher White es tecnólogo y con su proyecto “Oídos electrónicos” busca saber qué escuchan los bosques tropicales. White ofrece a los científicos y conservacionistas una visión única de la fauna en los bosques del mundo, a través de un sistema de alerta que desarrolló originalmente para detectar la tala ilegal utilizando teléfonos móviles antiguos.

Grégoire Courtine es un neurocientífico que quiere ayudar a las personas paralíticas a volver a caminar. Para él, una espalda rota ya no tiene por qué ser un obstáculo para volver a caminar.

Yves Moussallam explora los volcanes remotos que afectan el clima de la Tierra. El vulcanólogo francés quiere arrojar luz sobre una gran incógnita científica, cómo los gases y aerosoles emitidos por los 150 volcanes más activos de la Tierra están incidiendo en el cambio climático.

Sara Saeed es una médica pakistaní, un país de montañas escarpadas donde los médicos escasean y muchas familias carecen de atención médica. Sin embargo, esta médica cree tener la solución. Paralelamente, en las ciudades, miles de médicas cualificadas están en casa sin poder ejercer su profesión.

Brian Gitta, especialista en tecnologías de la información y natural de Uganda, busca detectar la malaria rápidamente y sin muestras de sangre. Su sueño es generar una nueva y potente herramienta para luchar contra la malaria, una enfermedad que ataca a 220 millones de personas al año.

Emma Camp es bióloga marina y exploradora. Trabaja en rescate de arrecifes con la ayuda de corales más resistentes. Camp quiere averiguar cuáles son los corales más resistentes del mundo y utilizarlos para revertir la devastación causada por el cambio climático y la actividad humana.

João Campos-Silva quiere proteger al pez gigante de la Amazonia.

Este, el pez de agua dulce más grande del mundo, está destinado a extinguirse. Sin embargo, en una estrecha colaboración con asociaciones locales y pescadores responsables, el ecologista brasileño experto en pesca ha ideado un plan para salvarlo y con ello el sustento, el abastecimiento de comida y la cultura de las comunidades indígenas de la Amazonia que dependen de los ríos de la región para sobrevivir.

Comentar
- Publicidad -