Asesinaron a un policía con su propia pistola en Rafael Castillo

Un policía fue asesinado anteanoche en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de Rafael Castillo. El agente recibió seis balazos al ser interceptado por tres delincuentes y los investigadores creen que la pareja de la víctima pudo haber herido al menos uno de los atacantes cuando estos ingresaron en la vivienda.

El hecho ocurrió alrededor de las 21, en la intersección de las calles Ipiranga y Vírgenes, en cercanías de la ruta nacional 3, cuando el capitán Miguel Ángel Jaime, de 55 años, volvía a su domicilio luego de hacer una compra vestido de civil. Estaba de vacaciones, y portando su arma reglamentaria.

Cuando estaba cerrando el portón de la casa tras estacionar su camioneta Chevrolet C10 en el garaje, fue sorprendido por los delincuentes, que forcejearon con él y le robaron su pistola calibre 9 milímetros.

Con esa arma, le pegaron dos balazos en el parietal derecho, dos en la ingle y uno en la cadera. Al notar que Jaime continuaba con vida, uno de los ladrones le gritó “quemálo, quemálo” al que sostenía el arma, que lo remató con un sexto disparo a la altura del omóplato.

A raíz de los gritos y las detonaciones, la pareja del capitán tomó otra pistola marca Glock que el policía guardaba en la casa y comenzó a disparar contra los asaltantes, que escaparon corriendo.

Te puede interesar
Una mujer quedó registrada por cámaras de seguridad al robar una cartera en una heladería

Los investigadores creen que podría haber baleado a por lo menos uno, ya que el personal de la Comisaría 3° de Rafael Castillo que acudió al lugar halló rastros de sangre en la vereda de la casa y en la calle.

Tras el episodio, el policía fue trasladado de urgencia a la clínica privada Figueroa Paredes, situada a unos 800 metros de la casa, donde ingresó muerto.

En la causa interviene el fiscal Juan Tahtagian, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de La Matanza, quien solicitó la revisión de las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona para confirmar si el auto en el que se trasladaban los delincuentes es un Fiat Siena bordó que fue mencionado por vecinos de la cuadra durante las primeras averiguaciones.

Además, Tahtagian ordenó la emisión de un alerta a todos los centros asistenciales del conurbano bonaerense ante el posible ingreso de una persona con una herida de bala, que podría tratarse de uno de los ladrones.

El capitán, que prestaba servicio hacía 30 años en la Fuerza y actualmente se desempeñaba en el Comando de Patrulla Norte, será ascendido al rango de mayor.

Se trata del quinto policía asesinado en lo que va del 2019 y el tercero de la Bonaerense.

Comentar
- Publicidad -