El desarrollo de la autonomía en la vida diaria de nuestros niños

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a construir su autoestima? Lic. TO María Graciela Vlk
Lic. TO María Graciela Vlk MP 0015

El desarrollo de la autonomía personal es un objetivo prioritario en la educación y el desarrollo de los niños.

Un niño es autónomo cuando es capaz de realizar sin ayuda aquellas actividades propias de su edad, de su capacidad y entorno sociocultural

¿QUE HABITOS SE ENSEÑAN?

Todo aquello que pueda hacer solo siempre que no ponga en riesgo su seguridad, debe hacerlo él mismo.

También es válido como criterio enseñar aquellos hábitos que tienen adquiridos la mayoría de niños o niñas su misma edad.

Como guía, pueden servir los siguientes hábitos, expuestos en distintas

áreas.

1. HIGIENE. Todo lo referido a la higiene y autocuidado personal. Por

ejemplo, el control de esfínteres, lavarse las manos solo, cepillado de dientes, el baño, lavarse la cabeza, peinarse, usar los productos de

higiene…

2. VESTIDO. El uso de las prendas y su cuidado: ponerse distintas prendas

(pantalones, calcetines, abrigos, zapatos, cierres, botones…)

guardarlas en el lugar adecuado, elegir la propia indumentaria…

3. COMIDA. Relacionado con la conducta alimentaria: comer solo, usar los cubiertos, respetar las normas básicas de educación en la mesa, poner y quitar la mesa, prepararse una merienda…Aceptar todos los alimentos

4.-VIDA EN SOCIEDAD Y EN EL HOGAR.

Son hábitos referentes a la relación con los demás, el uso de algunos servicios comunitarios y la conducta en el hogar: van desde saludar a la gente conocida, escuchar, pedir por favor y dar las gracias; respetar turnos en juegos, pedir prestadas las cosas, conocer los lugares para cruzar la calle, evitar peligros (enchufes, productos tóxicos) ordenar sus pertenencias, usar el teléfono, comprar, usar el transporte público o disfrutar de servicios de ocio, como el cine.

¿COMO SE ENSEÑAN?

·       La mayoría de los niños funcionan muy bien con rutinas, por   lo tanto, lo ideal será conseguir que esos hábitos se conviertan en rutinarios.

Te puede interesar
Disertaron en Comodoro el Economista Roberto Cachanosky y el Politólogo Eduardo Fidanza

·       Con una práctica adecuada, los hábitos se aprenden en 20 o 30 días.

·       Lo primero es decidir lo que razonadamente le van a pedir, evitando pensamientos como: “prefiero hacerlo yo que lo hago antes y mejor”.

·       Comenzar cuanto antes.

·       Que le pidan algo adecuado a su edad.

·       Hay que ser constantes y hacerlo en todos los lugares (ámbitos, contextos)

·       Ambos papas tienen que estar de acuerdo en lo que van a exigirle al niño, no sirve que uno le pida algo, y el otro “se lo haga”

·       Los hábitos se enseñan con el ejemplo y el ámbito adecuado a cada hábito, si, por ejemplo, le exigen guardar sus juguetes, tiene que tener un lugar apropiado para hacerlo.

·       Tienen que explicarle muy claro y con pocas palabras, qué es lo que quieren que haga, dándole seguridad: “desde hoy vas a aprender lavar la cabeza vos solito, sé que lo vas a hacer muy bien”.

Los padres lo harán primero para hacer de modelo.

·       Vayan marcándole la rutina en voz alta, mientras lo hacen: “Primero me mojo la cabeza, después me echo un poco de champú en la mano…”

·       Asegúrense de que comprende las instrucciones, para eso es bueno la repetición.

Por último: una Reflexión

Algunos padres suelen decir que su hijo puede hacer las cosas, pero que, por comodidad y tiempo, prefieren hacerlo ellos por el niño.

A la larga, esto logra que el niño no tenga autonomía y cuando realmente necesiten que haga las cosas por sí mismo, solito, ya no sabrán hacerlo, o directamente se negaran.

Tengan en cuenta que la, mayoría de los niños entre 2 a 4 años están listos y tienen deseos de aprender a manejarse con independencia en las cosas que pueden hacer, aprovechen para impulsarlos en su autonomía desde esta edad.

Comentar
- Publicidad -