Causa Odebrecht: Uruguay complicó a “Corcho” Rodríguez

La unidad antilavado uruguaya detectó nuevos indicios que lo ubican como el verdadero dueño de Sabrimol Trading, la sociedad pantalla que Odebrecht utilizó para canalizar millones de dólares en sobornos al entorno del exministro Julio de Vido.

Esos nuevos indicios contradicen la defensa que el “Corcho” Rodríguez esgrimió ante la Justicia argentina para despegarse del capítulo local del “Lava Jato”. Declaró que él nada tiene que ver con Sabrimol Trading, a pesar de que ex ejecutivos de Odebrecht lo identificaron en Brasil -por su nombre y apodo- como uno de los presuntos intermediarios de las coimas a los entonces funcionarios argentinos.

Pero ahora, y en directa contradicción con la defensa de Rodríguez, las autoridades uruguayas detectaron correos electrónicos y documentos de 2014 en los que se explicitó su relación encubierta con Sabrimol Trading. Es decir, mientras se pagaban las últimas coimas por los proyectos de obra pública en la Argentina, pero años antes de que estallara el capítulo local del “Lava Jato” y cualquier alusión periodística o judicial que vinculara al “Corcho” con esos sobornos.

El hallazgo llegó de la mano del responsable visible de Sabrimol Trading, el contador uruguayo Carlos Dentone. El 9 de junio de 2014 debió explicarle al Banco Itaú en Uruguay que él presidía esa sociedad, pero que en realidad era el “representante de uno de los titulares de esa empresa, el Sr. Jorge Ernesto Rodríguez”.

Te puede interesar
Macri convocó a una reunión de Gabinete tras la derrota en las Paso

¿Por qué le informó Dentone ese dato sensible al Itaú? Porque el banco le pidió explicaciones por varias transferencias de dinero registradas desde y hacia la cuenta que Sabrimol Trading operaba en esa entidad y que llamaron la atención de sus oficiales de cumplimiento antilavado.

Según les explicó Dentone, eran “transferencias destinadas a la compra del inmueble indicado en el documento adjunto” a su e-mail. Es decir, el piso 33 del edificio “Torre Alem Plaza”, en la ciudad de Buenos Aires, que el “Corcho” Rodríguez adquirió con dinero que pasó por Sabrimol Trading y su sociedad melliza, Latin Financial.

¿Cómo les demostró Dentone al Itaú de que, en efecto, trabajaba para Rodríguez y que ese dinero fue a la compra del piso 33 del edificio que queda en la esquina porteña de las avenidas Leandro N. Alem y Córdoba? Les entregó copias de la “Oferta de Contrato de Opción de Compra” que Rodríguez les entregó con su firma a los vendedores Felipe Gustavo Yankelevich y Víctor A. González, el 16 de enero de 2014, y la respuesta de estos, del 10 de marzo.

Comentar
- Publicidad -