La ultraderecha austríaca pide destituir a un conductor de televisión

Armin Wolf

El candidato del FPÖ en el gobierno, Harald Vilimsky, se quejó al cuestionarle sobre caricaturas de musulmanes que publicaron las juventudes de su partido.

Tras acudir a los estudios de los estudios de la Österreichischer Rundfunk (ORF) en Viena para dar una entrevista, Harald Vilimsky, candidato del Partido por la Libertad (FPÖ) para las elecciones europeas estudia emprender acciones legales contra el moderador del debate, Armin Wolf.

Harald Vilimsky

El presentador preguntó a Vilimsky por un cartel de Ring Freiheitlicher Jugend, las juventudes del FPÖ, de claro contenido racista. Al preguntarle por esa caricatura de musulmanes en posado amenazante el político austríaco intentó desmarcarse. Fue entonces cuando Wolf comparó el dibujo con los que realizaba ‘Der Stürmer’, un destacado tabloide de propaganda nazi que retrataba a los judíos como bestias. La comparación indignó a Vilimsky, que amenazó en directo con que habría “consecuencias”.

El cartel al que el presentador se refería muestra a una pareja rubia, de ojos azules, rostro blanco y sonriente y vestidos con el dirndl y el tracht, prendas de ropa tradicional austríaca. A su alrededor, en blanco y negro y junto a una mezquita, aparece un hombre de sonrisa malévola, dientes rotos, nariz grande, prominentes cejas oscuras, y ojos que miran con rabia a la pareja. “Hay indicios antisemitas clásicos”, apuntó Christian Kuchler, historiador de la Universidad Técnica de Aquisgrán y experto en propaganda nazi, en declaraciones al Kurier.

Ataque a la prensa

El FPÖ no tardó en acusar a la televisión pública. El líder de la formación, el antiguo neonazi Heinz-Christian Strache, reconvertido ahora en vicecanciller del país, aseguró que la entrevista fue “repugnante”. Norbert Steger, presidente del Consejo de Administración de la Fundación de ORF y expresidente de la extrema derecha, pidió a Wolf tomarse un tiempo para “reinventarse”.

Te puede interesar
Más de un 70% de los habitantes son extranjeros en el barrio Las Américas
Heinz-Christian Strache

Apoyado por sindicatos y las asociaciones de periodistas, Wolf escribió un artículo en su blog en el que remarca que los políticos deben responder a preguntas críticas. El presidente de la televisión, Alexander Wrabetz, rechazó en pleno las presiones del FPÖ. “No dejaré que ningún líder político dicte quien presenta los programas”, remarcó.

No es la primera vez que la extrema derecha austríaca, cercana al Kremlin y a grupos identitarios supremacistas, carga contra los medios de comunicación y Armin Wolf. Hace un año el propio Strache señaló al presentador en Facebook acusándole de mentir. Wolf lo denunció por injurias y el líder ultranacionalista e islamófobo terminó pidiendo disculpas y pagando una multa.

Tampoco es la primera vez que el FPÖ se ve envuelto por sus lazos con los sectores más extremistas del país. Esta última semana el vicealcalde de Braunau am Inn, la localidad que vio nacer a Adolf Hitler, tuvo que dimitir tras publicar un “poema” en el que denigraba a los inmigrantes y comparaba a esas personas con ratas.

De cara a los comicios europeos del próximo 26 de mayo el austríaco FPÖ ha reforzado su alianza con la internacional ultra, el llamado Movimiento Europa de las Naciones y de las Libertades en la que también figuran prominentes líderes nativistas como el italiano Matteo Salvini, la francesa Marine Le Pen o el neerlandés Geert Wilders. El grupo ya tendió la mano a Vox para que se sume a su causa.

Comentar
- Publicidad -