Más de 400 agentes federales para detener a dos familias narco de Rosario

A un día de las elecciones provinciales en Santa Fe y con la seguridad como uno de los principales temas de campaña, las fuerzas federales anunciaron este sábado a la mañana la captura de miembros de dos bandas narcocriminales de Rosario. Entre los involucrados se encuentra “La Tata” Medina, mencionada desde años como jefa de una de las organizaciones con mayor peso en la zona norte.

Patricia Bullrich destacó la caída de un segundo grupo también integrado por una familia de la ciudad. En este caso se presentó como presunto líder de la misma a Carlos Guillermo Moyano. Se lo acusa de utilizar como pantalla una cooperativa de limpieza que empleaba a adictos en recuperación y realizaba trabajos para la Municipalidad.

Fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación informaron que el despliegue requirió la participación de 400 agentes de la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). En total detuvieron a 14 personas y secuestraron más de medio millón de pesos junto con vehículos, armas de fuego y droga hallada en algunos domicilios.

Tal como ocurrió en 2014, Olga Beatriz Medina volvió a quedar en la mira de la Justicia en relación a la venta de drogas. En aquel momento había sido detenida como administradora de una red de bunkers en los barrios Parque Casas y La Cerámica. Luego pasó a cumplir arresto domiciliario. Fue sindicada como referente de la banda que disputaba ese territorio con los hombres de Emmanuel Sandoval. Actualmente bajo prisión preventiva por doble intento de homicidio junto a su hermano, “Ema Pimpi” condenado a fines de 2015 como instigador del ataque a balazos contra la casa del entonces gobernador y actual precandidato oficialista Antonio Bonfatti.

Te puede interesar
Un chico de 15 años falleció de muerte súbita jugando al fútbol

“La Tata” fue capturada junto a siete personas entre las que figuran su hermano y su hija. Al margen de esta nueva causa, otro de sus hijos ya está tras las rejas y podría recibir una condena de prisión perpetua por un doble crimen cometido en la zona norte. Antes de ser capturado por ese caso, el joven de 19 años había protagonizado en 2017 un episodio en el que llegó manejando hasta el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria luego de que acribillaran su auto. Allí fue intervenido quirúrgicamente por un disparo en el rostro. Una vez que se recuperó, se fue sin el alta médica.

La banda funcionaba en la zona oeste rosarina, en el barrio Santa Lucía. La cooperativa que manejaba “Tato” se aprovechaba de jóvenes bajo tratamiento por consumo problemático para comercializar cocaína y marihuana.

Voceros de la Municipalidad de Rosario aclararon que el supuesto líder narco apenas “tuvo algún paso” por una cooperativa entre las que trabajan en la ciudad. Sin embargo, aseguraron que “hace 9 años que no aparece vinculado” a ninguno de los servicios que contrata habitualmente el Ejecutivo.

El acusado fue arrestado junto a su pareja y sus hijos. Uno de ellos ya estaba alojado en la Unidad Penitenciaria 6 de Rosario, aunque también será objeto de las indagatorias que esta semana quedarán en manos del juez federal Marcelo Bailaque.

Comentar
- Publicidad -