Muebles de palets y un emprendedor estacional

Detrás de cada emprendedor hay una historia. En el caso del protagonista de hoy, Alejandro Rafael Gómez, aprendió el oficio de carpintero durante su estadía de más de un año viviendo en la Antártida. Hoy realiza muebles de jardín durante cada temporada de verano vendiendo cantidades records. Sin embargo afirma que para él es más bien un hobby para satisfacer una cierta demanda y tener la satisfacción de cumplir con las expectativas de sus clientes y amigos.


Se acercó hasta la redacción de este medio para compartir con los lectores de Empresas + Negocios algunos secretos del oficio.

La decoración de ambientes con estilos rústicos o industriales han marcado tendencia y permitido la reutilización de los llamados palets de madera transformándolos en económicos muebles para diferentes usos y espacios.

Se le llama palets a las bandejas de carga, plataformas de manutención y de transporte, utilizados frecuentemente para el almacenamiento o traslado de mercaderías. Una vez cumplido su propósito muchos quedaban en desuso, por lo que se comenzaron a reciclar y reutilizar para transformarlos en muebles. Al ser una práctica cada vez más frecuente, fueron cobrando valor, por lo que en algunos casos también se comercializan siempre y cuando la calidad lo valga.

La forma rectangular del palet, su aspecto sencillo y austero y su capacidad de amoldarse abren muchas posibilidades decorativas para crear ambientes rústicos y vintage de forma económica.

Muebles locales

Este verano en redes sociales Alejandro Rafael Gómez comenzó a publicar diferentes muebles realizados con terminaciones que parecían hechos de manera industrial por la gran precisión y los diseños tan innovadores. Sin embargo de cada modelo solo ofrecía algunas unidades agotando todos los productos en cuestión de horas, o a lo sumo unos pocos días.

Confiesa que nunca lo vivió como una entrada económica sino más bien desde el placer de hacer algo que le gustaba y poder presenciar la satisfacción de que una persona que se lleve aquello que estaba necesitando a un precio casi de costo.

Comenzó a elaborar muebles en el año 2012. Manifiesta que la idea surge bajo la iniciativa de querer reciclar y reutilizar al máximo algo que duraba tan poco. Empezó haciendo muebles para su propio hogar, por ejemplo vitrinas para copas, sillones, y como suele suceder, quienes lo visitaban le encargaban uno similar y así se fue generando un segundo oficio.

Luego implementó sillas, reposeras, mesas, y cuando subió imágenes de los productos a redes sociales no dejaron de lloverles pedidos. El mayor volumen de clientes llega desde zona norte, km. 14 a 17, donde viven personas que disponen de grandes terrenos y parquizados.

Para ellos elabora muebles de jardín con tratamientos que incluyen sellador para que puedan pasar varias temporadas al aire libre y mantenerse intactos. “Requiere de un proceso de preparar la madera, de limpiar, acondicionar y por último pintar” indicaba.
Respecto de dónde obtiene ideas dice que para este tipo de muebles asegura que se trata de prueba, error y “ojímetro” –agrega en tono de humor recordando aquellos primeros intentos fallidos.

Te puede interesar
Crónica editará un nuevo suplemento semanal de entretenimiento

Respecto de donde se consiguen los palets cuenta que en algunos casos se encuentran tirados afuera de empresas que los desechan, y en otros casos se compran, sobre todo si se busca una mejor calidad, ya que los que se utilizan para carga y descarga han bajado notablemente su dureza.

La demanda para con sus trabajos es muy alta, recuerda que en una oportunidad llegó a vender 19 camastros en un mes.

Muebles solidarios

En el año 2017 posteriormente al temporal que azotó la ciudad creó un grupo en Facebook con el único objetivo de colaborar con aquellas personas que necesitaban muebles para volver a acondicionar sus viviendas ofreciéndolos absolutamente gratis.

Lamenta que no tuvo mucha difusión o que no se comprendió su intención y se lo relacionó más con un grupo de ventas. Sin embargo recuerda que unas siete personas sí se contactaron, aunque más que muebles solicitaban ayuda para limpiar sus hogares. Eso lo animó a cambiar el exclusivo destino del grupo de Facebook y lo continuó algún tiempo para que sea un punto de encuentro entre quienes necesitaban y quienes ofrecían ayuda, ya no solo de armado de muebles, sino de todo tipo de colaboración.

Algo de su historia personal multifacética

Nació en la localidad de Punta Alta, Provincia de Buenos Aires, donde estudió y se recibió de Técnico Electrónico. Una vez recibido no se dedicó a ejercer dicha profesión sino que se alistó en Prefectura Naval Argentina donde prestó servicio durante 19 años, hasta el año 1992.

Durante esa etapa vivió y trabajó durante quince meses en la Antártida Argentina, en la base científica Carlini, realizando apoyo logístico controlando las embarcaciones turísticas extranjeras que pasan por allí.

Recuerda que cada habitante de la base tenía rutinas asignadas durante el día y que paralelamente había un taller de carpintería donde durante sus ratos libres se acercaba para colaborar. Explica que allí acondicionaban ventanas y otros artefactos domésticos para que durante la llegada del invierno no haya filtraciones de frío o agua en los refugios.

“Mi tarea principal era controlar satelitalmente a los barcos que pasaban por allí, y luego, mi tarea secundaria era trabajar en la carpintería donde conocí a Mauro, un muchacho del ejército de quien aprendí muchas cosas y con quien hicimos una gran amistad” recuerda.
Una vez cumplido su ciclo, ya de regreso a Comodoro se retiró de la Prefectura Naval.

Estudió masoterapeuta, se recibió, y hoy, además de diseñar muebles de palets, actividad que remarca lo toma más como un hobby, se dedica a su nuevo oficio de masoterapeuta realizando en su gabinete particular masajes deportivos, descontracturantes, linfáticos entre otros. Oficio que desarrolla de manera profesional y al que le dedica gran parte de su día.

Contacto Alejandro Rafael Gómez: Celular: 297-4182513.

Comentar
- Publicidad -