En increíble hecho en Rawson, ladrón se roba un patrullero, sale a pasear en el móvil y lo abandona porque se le quedó

El vehículo fue sustraído del depósito de la División Transportes de la Policía. Ahora los investigadores buscan recuperar el equipo de comunicaciones que el maleante le sustrajo antes de dejarlo en cercanías de una estación de servicio.

Trelew (Agencia) En Rawson, increíblemente, se robaron ayer un patrullero y el jefe de la Comisaría se enteró cuatro horas después. Dicen que en la Jefatura de Policía están muy enojados con él porque, encima, habría intentado minimizar el hecho cuando lo comunicó. El móvil, apareció estacionado en inmediaciones del puente histórico, cerca de una estación de servicio en donde el ladrón lo abandonó porque se le apagó el motor y no pudo volverlo a poner en marcha.

El vehículo estaba en reparación. Se encontraba en el predio de la División Transporte, el mismo que se quemó a principios de año, en las inmediaciones del zoológico de Rawson; cuando fue sustraído en las primeras horas de la madrugada. Ese lugar está custodiado día y noche, y ahora averiguan qué le pasó al guardia; qué estaba haciendo cuando delante de sus narices un ladrón se llevó el móvil policial.

Paseando por el barrio

El hecho es insólito por donde se lo mire; hasta tiene aristas dignas de un capítulo de “los Simpson”. El delincuente en el patrullero que había robado salió a dar unas vueltas por Rawson, fue hasta su casa y –según lo mostrarían unas cámaras de seguridad—circulaba en dirección al lugar de donde lo había sustraído –quizás con intenciones de salir a la ruta— cuando el motor comenzó a levantar temperatura, se detuvo y no pudo volverlo a poner en marcha. Eso sucedió al momento en que estaba por cruzar el puente histórico, hoy conocido como el “Puente del Poeta”.

Por ese lugar acertó a pasar un custodio de un boliche que volvía del trabajo a su casa, cuando el maleante intentaba encender el motor del vehículo para seguir con su derrotero. El hombre, creyendo que era policía, se acercó y se ofreció a ayudar a empujarlo, pero después de intentarlo una y otra vez no tuvieron éxito; el móvil no volvió a arrancar y entonces optaron por dejarlo en la estación de servicio que está a pocos metros del puente.

Te puede interesar
Arcioni: “Para nosotros política hay una sola y se tiene que ejercer sustentada en valores”

El mismo vigilador, unos minutos después, pasó por la Comisaría de Rawson a avisar que en la expendedora de combustible había un patrullero con un desperfecto mecánico, pero al parecer allí no le dieron importancia, no le creyeron; al ver que no faltaba ninguno de los móviles de la dependencia.
Recién tres horas después, a las cinco de la madrugada fueron a verificar, al momento en que el playero de la estación de servicio llamó a la Comisaría avisando que habían dejado en el lugar un móvil que tenía las puertas abiertas y la luneta rota.

Móvil 921

Ahí fue cuando se dieron cuenta de que el vehículo no era de la dependencia y, al corroborar más tarde; que era el que había quedado con la llave puesta en la División Transporte. El móvil 921, que sería de una Comisaría de la zona.
En las altas esferas policiales, más allá de dejar trascender mucho malestar y de no haber hecho ninguna declaración periodística con respecto a este insólito caso, aseguran que ya tendrían ubicado al ladrón que se robó el patrullero y que se preparan severas sanciones, no solo para el guardia del predio del depósito de Transporte, sino también para el jefe de la Comisaría capitalina, de quien dicen que se enteró cuatro horas después de lo ocurrido y que incluso intentó minimizar el hecho al comunicarlo a la Jefatura, en donde ya sabían acabadamente –por otras fuentes—lo que había pasado.

Es indudable de que el hecho va a quedar en los anales de aquellos sucesos anecdóticos que rara vez suelen ocurrir y que cuando ocurren hasta cuesta que sean tomados como reales o serios.

Comentar
- Publicidad -