Una mujer despertó del coma después de 27 años tras un accidente de tránsito

Un grave accidente de coche en 1991 sufrió Munira Abdulla, una mujer de Al Ain, Emiratos Árabes Unidos cuando iba a buscar al colegio a Omar, su hijo de 4 años. Pero un colectivo escolar impactó contra el vehículo en el que se trasladaban. Ella (32) protegió a su hijo, pero sufrió una lesión cerebral que la dejó en coma.

El pequeño Omar no sufrió lesiones. Ahora, 27 años después, el joven contó la odisea familiar al diario local The Nacional. Según confirmó, su madre despertó del estado vegetativo después de casi tres décadas. “Mi madre estaba sentada conmigo en el asiento de atrás. Cuando vio que se acercaba el choque, me abrazó para protegerme del golpe. No había teléfonos móviles y no podíamos llamar a una ambulancia para pedir ayuda. La dejaron así durante horas”, dijo Omar Webair.

Abdulla fue trasladada al hospital local donde al tiempo se decidió que debía ser trasladada a Londres. Tras ser tratada sin éxito, la declararon en estado vegetativo. Al regresar a Al Ain, fue de nuevo internada. Pasaron los años y su estado no mejoró. Permanecía sobre su cama alimentándose a través de un tubo. Además, le practicaban ejercicios de fisioterapia para evitar que sus músculos se deterioraran por la ausencia de movilidad.

Mientras tanto, Omar creció y se convirtió en un joven que no descuidaba las visitas a su madre. Todos los días recorría a pie los cuatro kilómetros que separaban su domicilio del hospital. Se sentaba junto a su madre y le hacía compañía durante horas.

Te puede interesar
El chofer de Urtubey murió en un choque en la ruta tras dejarlo en un acto

Abdulla pasó muchos años en hospitales de los Emiratos Árabes Unidos. La esperanza se empezaba a perder. Todo cambió en abril de 2017 cuando la familia recibió una subvención oficial para un programa integral en el hospital Schön Klinik Bad Aibling de Alemania.

Allí fue intervenida en repetidas ocasiones para al menos mejorar su calidad de vida aunque los médicos nunca pensaron que podría recuperar la conciencia. En junio de 2018, durante la última semana de tratamiento de Abdulla en Alemania, ocurrió lo inesperado: Abdulla comenzó a moverse.

Tres días después, cuando Omar dormía pegado a su madre, despertó con el sonido de alguien que lo llamaba por su nombre: “¡Era ella! Decía mi nombre, yo volaba con alegría; durante años soñé con este momento, y mi nombre fue la primera palabra que dijo!”. Ahora Abdulla está de vuelta en Abu Dhabi con su familia y sigue recibiendo fisioterapia y rehabilitación en el hospital.

Comentar
- Publicidad -