Empleados que reparaban el techo de Notre Dame fumaban pese a que estaba prohibido

La empresa Le Bras Frères, encargada de montar los andamios en el techo de la catedral Notre Dame, admitió el miércoles que algunos empleados fumaban en la obra, pese a que estaba prohibido. Ello luego de que los investigadores hallaran siete colillas de cigarrillos.

La empresa Le Bras Frères, encargada de montar los andamios en el techo de la catedral Notre Dame de París que estaba en renovación cuando estalló un incendio, admitió el miércoles que algunos empleados fumaban en la obra, pese a que estaba prohibido.

La policía francesa encontró siete colillas de cigarrillos en los andamios de restauración donde surgió el fuego que devastó parte de la cubierta de la catedral de Notre-Dame de París el pasado día 15.

Pese a ello, los investigadores apuestan más por la hipótesis de que el incendio se debió a un cortocircuito.

En ese sentido, revelan diversas irregularidades con la instalación eléctrica, en concreto, en el tendido para alimentar un juego de campanas que se encontraba en la aguja y otro bajo la misma, y que recorría el envigado de madera de la catedral.

Ese dispositivo fue autorizado, de forma provisional, en 2012 a petición de los clérigos de Notre-Dame durante las obras de renovación de los campanarios principales, con el objetivo de electrificar esas campanas para que pudieran sustituirlas.

Obras de renovación inacabadas

Sin embargo, nunca fue sustituido, seguía utilizándose y sobre él se instaló el andamiaje para la restauración de la aguja. Los investigadores determinaron que las campanas de la aguja sonaron el día del incendio a las 18.04 horas (16.04 GMT) para llamar a la misa prevista a esa hora.

Te puede interesar
Principe Andrés se retira de la vida pública tras escándalo por caso Epstein

Doce minutos más tarde se encendió la primera alerta de detección de humo en el puesto de seguridad de la catedral y cinco después sonó la primera alarma de incendio.

En ese momento se inició la evacuación de los fieles, pero como los dos oficiales de seguridad enviados a verificar las llamas no las encontraron, se pensó que era una falsa alerta y se les pidió que se quedaran.

Los oficiales fueron mandados aun lugar erróneo a buscar el fuego, una información que niega la empresa de seguridad privada que gestiona el monumento.

Una instalación anti-incendios insuficiente

Sobre las 18.30 (16.30 GMT) volvieron a sonar las alarmas y, en ese momento, los fieles fueron evacuados y, entre diez y veinte minutos más tarde, los agentes localizaron el fuego en la base de la aguja.

A las 18.51 (16.51 GMT) los dos oficiales de seguridad alertaron a los bomberos que llegaron en unos diez minutos, pero que se encontraron con unas bocas de agua insuficientemente potentes para atajar un incendio que ya había cobrado dimensiones importantes.

La instalación anti-incendios, estaba diseñada para apagar un fuego en su inicio, pero con los retrasos registrados en su localización ya había crecido demasiado.

Solo con la llegada de refuerzos, equipados con mangueras más potentes, pudieron comenzar a luchar contra las llamas, aunque ya fue tarde para salvar la cubierta de Notre-Dame.

 

Comentar
- Publicidad -