Manzanares reveló que para los K las coimas son “una comisión que se le cobra a la Patria”

El ex contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares, reveló que mantuvo un diálogo con Daniel Muñoz, el ex secretario de Néstor Kirchner, en el que al consultarle por qué sobre dinero que robaba éste le respondió que “‘acá nadie roba nada, es la comisión que se le cobra a la patria por hacer las cosas bien'”.

En la entrevista que el ex contador Víctor Manzanares le dio al programa de TV La Cornisa, contó que a pesar de mover bolsos con millones de dólares, Muñoz no consideraba que estuviera cometiendo un delito: “Acá nadie robó nada. Esto es la comisión que se le cobra a la Patria por hacer las cosas bien”, le dijo el ex secretario K a Manzanares cuando estaban en medio del proceso de lavado de dinero ilegal.

“Muñoz me dijo que le hiciera un favor. Porque en el lugar en el que estaba habían intentado robarle. Y que le guardara el dinero hasta que elija un nuevo lugar. Era hacerle un favor. Pero después empezaron a aparecer más cosas, como la operación Neuquén que era preexistente a mi entrada en la economía de Muñoz. Y más”, contó Manzanares.

Ante esa situación decidió increpar al ex secretario de Kirchner: “Empecé a darme cuenta que era como un barril sin fondo. Le pregunto a Daniel, ‘¿para qué robar tanto si ya tenés el bronce por conducir los destinos de la patria?’. Y él me dijo: ‘no, no, acá nadie robó nada. Esto es la comisión que se le cobra a la patria por hacer las cosas bien’. Muñoz me dijo que era una comisión que se le cobraba al pueblo por hacer las cosas bien, por eliminar la deuda externa”.

Máximo Kirchner también aparece en un lugar central, según las revelaciones de Manzanares.

Máximo se dedicó a administrar los negocios familiares tras la muerte del ex presidente: “Las cosas había que conducirlas. Los contratos de alquiler hay que firmarlos. Hay que cobrar, mantener reuniones y todo eso lo realizaba Máximo. Todas las inversiones financieras con Banco Santa Cruz las manejaba él directamente. Algunas veces yo le hacía de puente con el gerente general del Banco para que Máximo los reciba y así se realizaban las conversaciones de plazos fijos y algunos temas que yo no conozco”.

A pesar de las explicaciones de Muñoz, Manzanares aceptó que cometió delitos e incluso está dispuesto a seguir en prisión, contó que le pidió a sus abogados que no presenten ningún pedido de excarcelación ante la Justicia.

Te puede interesar
Lázaro Báez pidió suspender el juicio que comparte con Cristina Kirchner

También aseguró que está decepcionado con los Kirchner porque le soltaron la mano. “Lo mínimo que yo hubiera querido es estar cubierto por ellos, lo mínimo. Primero económicamente. Después en la parte afectiva. Haber ido a visitarme. Han ido a visitarme diputados de su espacio político. Y Máximo tampoco me vino a visitar”.

Manzanares también contó que en 2010, en una reunión en la Quinta de Olivos en la que estaba Amado Boudou y Osvaldo Sanfelice, el ex presidente Kirchner le ofreció administrar un hotel en Ushuaia que estaba por comprar y le prometió darle toda la administración de El Calafate “si hacía las cosas bien”.

El ex contador también reveló que está afectado por todo lo que pasó y que tiene miedo de que le pase algo a su familia y no descartó que lo quieran matar: “Es una posibilidad”.

Incluso contó que en un momento de desesperación le pidió a sus abogados una pastilla “para poder matarme”. “Esa decisión tenía más que ver con llevarme los secretos a la tumba. Pero no tengo por qué guardarme los secretos de otros cuando no tuvieron la gentileza de ayudarme o venirme a visitar aunque sea”.

El ex contador sostuvo que se transformó en arrepentido porque se sintió “abandonado, ninguneado y desprotegido” por “la familia Kirchner como por la familia Muñoz” y porque su hijo de 16 años le pidió que diga lo que supiera para que lo dejen salir de la cárcel.

Manzanares está detenido desde julio de 2017. El juez Claudio Bonadio había ordenado su arresto en la marco de la causa Los Sauces tras detectar que había ordenado depositar dinero en cuentas que no estaban declaradas ante la Justicia -que las había intervenido. Así, para el juez buscaba entorpecer la causa manipulando dinero que estaba por fuera de los embargos.

 

 

Comentar
- Publicidad -