Francisco lamentó los atentados en Sri Lanka y pidió “poner fin” a la crisis en Venezuela

El Papa Francisco lamentó “la violencia cruel” tras los atentados contra tres iglesias y varios hoteles en Sri Lanka que han dejado más de 200 muertos y más de 460 heridos, e instó a los dirigentes políticos en Venezuela a acabar con la “grave crisis política que azota el país”, en su mensaje de Pascua de este Domingo de Resurrección.

“Deseo manifestar mi cercanía a la comunidad cristiana, golpeada mientras estaba reunida en la oración”, señaló el Pontífice recordando que los templos en Sri Lanka, donde la población cristiana representa apenas el 7,4%, fueron atacados mientras los fieles celebraban la misa del Domingo de Resurrección. “Confío al Señor a quienes han perdido trágicamente la vida y rezo por los heridos”, dijo el Santo Padre después de pronunciar la bendición ‘Urbi et Orbi’ (a la ciudad y al mundo).

Francisco presidió la misa del Domingo de Resurrección ante cerca de 70.000 fieles procedentes de diversas partes del mundo. El Pontífice inició la ceremonia con el canto del ‘Resurrexit’, que conmemora el regreso de Cristo. Después de la homilía, leyó su mensaje de Pascua en el que hizo un llamamiento en favor de la paz y el diálogo en África, Asia y Oriente Medio.

El Pontífice pidió a los dirigentes políticos de Venezuela que trabajen para poner remedio a la grave crisis política que azota el país, donde “tantas personas” carecen de “las condiciones mínimas para llevar una vida digna y segura, debido a una crisis que continúa y se agrava”. “Que el Señor conceda a quienes tienen responsabilidades políticas trabajar para poner fin a las injusticias sociales, a los abusos y a la violencia, y para tomar medidas concretas que permitan sanar las divisiones y dar a la población la ayuda que necesita”, añadió.

Te puede interesar
Maduro le "perdonó la vida" a militares disidentes, según Cabello

Tras finalizar su mensaje, el Papa Francisco impartió la tradicional bendición ‘Urbi et Orbi’ (para la ciudad y para el mundo), con la que terminaron los ritos de Semana Santa.

Comentar
- Publicidad -