El exvocero de Jorge Bergoglio pidió disculpas por “los católicos no van a votar a Macri”

Tras sus declaraciones en las que aseguró que “los católicos no van a votar a Macri”, Guillermo Marcó, exvocero de Jorge Bergoglio en el Arzobispado de Buenos Aires, pidió disculpas sobre la frase, pero acusó a los medios de “recortar” sus palabras.

Marcó manifestó en declaraciones radiales que se sentía desilusionado por el gobierno de Mauricio Macri , por el tratamiento de la ley de la despenalización del aborto, y opinó que los católicos “no lo van a votar” en las elecciones presidenciales de octubre.

A través de un mensaje que compartió por WhatsApp con sus contactos, Marcó explicó: “Estimados, el Viernes Santo, Gustavo Tubio me había pedido salir en su programa de radio para hablar de Semana Santa, por eso accedí”.

“Después de hablar sobre el misterio de la Pascua, vinieron preguntas sobre política que contesté”, detalló y agregó: “Luego vino el recorte de los portales de noticias sobre una frase que dije. Hablando del tema del aborto, afirmé: ‘Los católicos no van a votar a Macri’. Debería haber dicho: ‘Muchos católicos no van a votar a Macri por este tema'”.

“No soy dueño de saber lo que cada uno vota en su libertad. Además, se vota sobre lo que hay para elegir y no soy el dueño del voto católico. Pido perdón a las personas que con razón se sintieron molestas. Feliz Pascua de Resurrección”.

Te puede interesar
Macri se comunicó con Massa para acordar los puntos básicos

“Les vendieron espejitos de colores”

En otro pasaje de la entrevista, Marcó consideró que el Presidente y su equipo se equivocaron por intentar “gobernar con encuestas” y crear falsas ilusiones. “La gente creyó el relato que se salía fácil de la crisis, pero le vendieron espejitos de colores”, acotó Marcó.

El ex vocero del actual Pontífice se refirió a las dificultades que atraviesa hoy la clase media. “La pobreza siempre tiene algún recurso para ser paliada, porque los gobiernos se ocupan de repartir plata, planes y darles tarifas especiales. Pero este debe ser un caso casi único en la historia de un gobierno, que ha tomado la decisión de apalear a sus propios votantes”, dijo. “A la clase media le bajaron los sueldos, le aumentaron las tarifas, todos los insumos y la gente no llega a fin de mes”.

Comentar
- Publicidad -