Nueva York: juez rechaza demanda de padres que se oponen a la vacuna contra el sarampión

Herminia Palacios

Un juez de Nueva York rechazó una demanda presentada por un grupo de padres de la comunidad judía ortodoxa por una orden que les obliga a vacunar a sus hijos contra el sarampión debido a un brote de esa enfermedad surgido el pasado octubre.

El magistrado Lawrence Knipel emitió una resolución en la que subrayó el “significativo aumento en incidentes de sarampión en EE.UU. en muchos años” e indicó que “la sección de Williamsburg en Brooklyn es el epicentro”.

En su veredicto, que desestima una demanda presentada contra el Departamento de Salud de Nueva York, expuso además que los argumentos de que la vacuna es ineficaz y peligrosa no están apoyados por estudios científicos, leyes de literatura médica ni regulaciones.

La vicealcaldesa para asuntos de salud, doctora Herminia Palacios, dijo estar complacida con la decisión para que la ciudad mantenga la orden que obliga a los padres a vacunar a los niños.

Padres antivacunas

Un grupo de padres contrarios a las vacunas pertenecientes a la comunidad judía ortodoxa demandaron este lunes a la ciudad de Nueva York por forzar a inmunizar a sus hijos contra el sarampión, afirmando que la urbe se extralimitó en sus funciones y violaron sus creencias religiosas.

En una demanda presentada en la Corte Suprema de Brooklyn, el distrito donde se concentra la mayor parte de la población judía ortodoxa, argumentaban que la medida de obligar a la vacunación a aquellos que hayan estado en contacto con la enfermedad bajo pena de multa de 1.000 dólares es excesiva, y que el brote de sarampión que afecta a la ciudad es “insuficiente” para justificarlo.

Te puede interesar
Carrera contrarreloj para salvar sesenta tigres confiscados por abuso y explotación

Hace 10 días, el alcalde de Nueva York declaró una emergencia de salud pública en Williamsburg, donde se ha desatado una epidemia de sarampión desde octubre que afecta especialmente a la comunidad judía ortodoxa.

Una demanda similar se presentó hace unas semanas en el condado de Rockland, al norte de la ciudad de Nueva York, después de que decretara la prohibición de que los menores sin vacunar accedieran a espacios públicos, debido al severo brote de sarampión en la localidad, con 184 casos en una población de 300.000 habitantes.

Comunidad ortodoxa dividida

Entre las comunidades ortodoxas de Brooklyn existe un debate entre quienes defienden las vacunas y quienes las rechazan, basándose en algunos casos en una publicación contraria a ellas que asegura que contienen “ADN de mono, rata y cerdo”, están fabricadas con células de fetos humanos abortados y generan autismo.

Por otro lado, numerosos rabinos y organizaciones defienden la necesidad de inmunizar a los jóvenes con el objetivo de evitar que se extienda la enfermedad contagiosa y también que se produzcan posibles episodios antisemitas.

 

Comentar
- Publicidad -