Día internacional de la voz

Lic. María Eugenia Fernández. Fonoaudióloga. M.N. 5813 - M.P. 106

La voz es el medio más eficiente para comunicarnos. Hablar de una voz sana y/o del cuidado de la misma, no sería entonces un dato sin importancia.

Una voz sana es aquella que no demanda esfuerzo, ni provoca dolor ni cambia significativamente en su calidad.

Los principios de una voz saludable no se aplican solamente a los que son profesionales de la voz. ¿a quiénes nos referimos? Nos referimos a quienes la usan de forma continua y de ella depende en gran medida la eficacia de su trabajo: actores, locutores, cantantes, profesores, etc.

Algunos profesionales son muy estrictos con el cuidado de su voz (ej. cantantes) pero otros no son tan concientes del estado de la misma y comienzan a convivir con una “ronquera aceptable” en sus vidas diarias. Y solo cuando esta voz se debilita es cuando el problema se reconoce.

En este contexto es cuando la prevención (este es el día para tomar conciencia) ocupa un lugar fundamental. Y aparece en escena el término de “Higiene vocal”, que significa una práctica vocal que resulta saludable con condiciones que no dañen la laringe (Jakson, Menaldi, 1992) y consiste en una serie de normas básicas dirigidas a preservar la salud de la voz y prevenir la aparición de alteraciones.

Pautas generales:

·    Beber entre 8 y 10 vasos de agua por día

·    Limitar el alcohol y el café (deshidratan las cuerdas vocales)

·    Se deben evitar tabaco y drogas

·    Evitar hablar fuerte o hacerlo con mucho ruido de fondo

·    Prestar atención al reflujo gastrico

·    Stress físico o mental. La voz se relaciona con las emociones

·    Atención a los cambios hormonales, en cualquier etapa.

·    Descansar y dormir suficiente (7 u 8 horas)

·    Llevar a cabo una Dieta equilibrada (evitar picantes por ejemplo)

·    Las alergias

·    Importancia de mantener una buena postura

·    Proyectar la voz mediante un soporte muscular respiratorio adecuado.

·    Hablar en tono claro y óptimo, evitando los muy agudos o muy graves (podrían dañar el mecanismo vocal)

Algunos consejos:

·    Tomar clases de técnica vocal. Puede ser muy positivo implementar ejercicios de calentamiento antes y después de usar la voz cantada y hablada.

·    Mantener el flujo de aire en forma suave cuando realiza ejercicios, en especial si levanta peso.

·    Estar atentos a los cambios en la calidad vocal. Controlar cualquier cambio en la voz y consultar con un otorrinolaringólogo si el problema persiste por varios días.

·    Tenga en cuenta que la voz ronca o soplada puede ser sintoma de un problema vocal y no una simple disfonía pasajera. No use la voz cuchicheada y trate de reposarla en casos de problemas inflamatorios que afectan la laringe.

La voz puede que sea su herramienta de trabajo, y aunque no lo fuese: valórela y escúchese. No desestime los síntomas mencionados. Consulte al especialista.

Comentar
- Publicidad -