El Gobierno invierte $124.000 millones al consumo con los créditos Anses

Emilio Basavilbaso

La Anses amplió el monto máximo de los créditos que pueden solicitar jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones. La contribución del organismo previsional al paquete de medidas apunta a compensar la pérdida en la capacidad de compra de las prestaciones con endeudamiento.

Quienes soliciten los préstamos por hasta 200 mil pesos deberán pagar un costo financiero total que  asciende al 50,8 por ciento. Los instrumentos promovidos por la entidad encabezada por Emilio Basavilbaso contemplan además descuentos para compras con tarjeta en algunas cadenas de supermercados y otros locales. En el caso de las familias titulares de la Asignación Universal por Hijo, las iniciativas contemplan descuentos en medicamentos. Asimismo, se anunció una nueva convocatoria para apenas 10 mil créditos ProCreAr. Nicolás Dujovne, por otra parte, dijo que los deudores UVA acorralados por la inflación deberán esperar que un eventual rescate se debata en el Congreso.

Los Créditos Anses son la última reconversión de lo que fue la Tarjeta Argenta. Comenzaron a ofrecerse en la previa de las últimas elecciones legislativas. El relanzamiento del programa eleva el crédito máximo que puede solicitar un jubilado o pensionado de 80 mil a 200 mil pesos en 24, 36, 48 y 60 cuotas. El tope para los beneficiarios de la PUAM y los titulares de pensiones no contributivas pasa de 35 mil a 70 mil pesos.

El costo financiero total de esos préstamos asciende hasta 50,8 por ciento mientras que una financiera puede exigir más de 300 por ciento. Por su parte, para los titulares de la AUH el tope de los préstamos pasa de 6500 a 12.000 pesos por hijo en 24 o 36 cuotas, con un costo total entre 48 y 54 por ciento.

El ahogo financiero de los jubilados no solo se explica por el impacto de la aceleración inflacionaria sobre bienes de extendida demanda entre esa población sino que también reside en las transformaciones estructurales del sistema que menguaron su capacidad de compra. El golpe más duro que recibió su poder adquisitivo fue la modificación en la fórmula de ajuste de las prestaciones.

Un informe elaborado por la mesa de Políticas Sociales de la Fundación Germán Abdala sostiene que la caída en el nivel de ingresos de los jubilados y titulares de la AUH convirtió a los créditos en un instrumento para acceder a bienes y servicios de primera necesidad. El reporte difundido a comienzos de año incluía un relevamiento de la Junta Interna de ATE-Anses que señalaba que los préstamos otorgados por Anses se destinaban, cada vez con más frecuencia, a pagar alquileres, abonar las boletas de luz y gas, adquirir medicamentos o comprar audífonos.

Te puede interesar
Cuento del tío: Le robaron 80.000 pesos a una jubilada en Esquel

Las modificaciones realizadas al sistema de créditos a partir de 2017 permitieron tomar más recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad para financiar el programa y habilitar que hasta un 30 por ciento de la asignación familiar se afecte a pagar los créditos, o sea que se descuente la cuota directo de la AUH.

“Ahora se puede pedir un préstamo nuevo con opción a cancelar los anteriores anticipadamente en forma total, lo que facilita el acceso a un monto mayor con un esfuerzo económico mensual menor, unificando en una sola cuota todos los descuentos”, indicó Anses a través de un comunicado al referirse a la posibilidad de refinanciar créditos tomados desde 2017.

Con el objetivo de contener el impacto en el consumo, las medidas incluyen reintegros del 10 por ciento en el total de las compras que realicen los jubilados en algunas grandes cadenas de supermercados. La devolución se realizará a los 7 días con un tope de 1000 pesos. El beneficio es inferior al que ofrecen los bancos a sus clientes o está en línea con los descuentos otorgados por algunos supermercados a jubilados.

Hasta el momento son 29 comercios de primera línea que suman 2543 sucursales que ofrecerán los descuentos. Entre los supermercados que participan del programa figuran Carrefour, La Anónima, Coto y Día. La Anses indicó que se sumarán “a la brevedad” Disco, Vea, Jumbo, Toledo y cadenas del interior del país. Además, existen descuentos en línea de caja donde cada comercio aplicará su política. “Las más ventajosas son el 25 por ciento sobre los productos de marca propia”, señalaron desde el organismo previsional.

Comentar
- Publicidad -