Imputarían de tentativa de homicidio al abogado que baleó al tapicero y le pedirían la prisión preventiva

El doctor Oscar Romero está internado todavía en una clínica privada recuperándose de la herida que la víctima le hizo en la cara con un destornillador, pero en las próximas horas sería dado de alta.

Trelew (Agencia) El abogado que baleó a un tapicero la noche del martes aquí en Trelew está detenido, le imputan el delito de tentativa de homicidio y sería sometido en las próximas horas a una audiencia en la Oficina Judicial, en la que la fiscalía le pediría la prisión preventiva. Eso ocurriría una vez que le den el alta del sanatorio en el que se recupera de las heridas provocadas por su víctima en la cara y el cuello con un destornillador -presuntamente- al momento en que se le trabó el arma.

Al tapicero le disparó en dos ocasiones con una pistola 11.25 que tenía colocado un silenciador fabricado de manera artesanal y la policía cree que no lo mató porque el tercer proyectil que había gatillado se atascó en la recámara.

Al doctor Oscar Romero -que es docente universitario y fue presidente del Colegio de Abogados del Valle- muchos lo recuerdan por aquellas polémicas declaraciones que hizo a distintos medios de la zona y el país, en las que confesó haber integrado una banda de asaltabancos antes de ser abogado, jactándose incluso de haber escapado de la Justicia de Formosa logrando eludir así los varios años de cárcel que le hubieran tocado purgar, de haber sido enjuiciado y condenado por los delitos que aseguró haber cometido en aquella provincia.

Ahora, su figura vuelve al tapete de la controversia con el hecho que protagonizó este martes al anochecer en esa tapicería de la avenida Hipólito Yrigoyen al 1000 casi Rondeau, a la que presuntamente acudió con la decisión de atacar a su propietario, con un arma de guerra, de alto poder ofensivo, cargada con seis balas.

El hecho, como ya publicó este diario, ocurrió anteanoche -alrededor de las 20- y Romero resultó lastimado en la cara al ser agredido con un destornillador por la persona a la que le disparó dos veces, pero solo logró herirla con un tiro en la espalda, Horacio Pavés, el tapicero, de 68 años.

El hecho indirectamente fue descubierto por una mujer que salía de comprar de una carnicería vecina, quien al escuchar que alguien desde el predio de la tapicería pedía ayuda volvió sobre sus pasos y en el negocio avisó lo que había oído, motivando a uno de los empleados del lugar a que fuera a corroborar lo sucedido. Fue quien desarmó al abogado y evitó que se retirara del lugar.

“Él (por el tapicero) tiene un Pitbull que es bravísimo y pensamos que el perro lo había atacado”, empezó relatando Pedro al hablar con Crónica y continuó: “Entonces salí, miré por un enrejado y escuché al vecino que me pedía que lo ayudara. Así que entré por el portón que tiene enfrente y vi que estaba tirado; encima no hay luz ahí, estaba todo oscuro, y entonces creí que lo estaba mordiendo el perro, pero resulta que cuando me acerqué había otra persona, Romero, el abogado, que tenía un arma en la mano”, describió el testigo.

Te puede interesar
En el barrio 17 de Octubre se festejó el día del padre

El tapicero asegura que no lo conoce

“Estaban forcejeando en el suelo y lo que atiné fue a agarrarlo y sacarle el arma, después llamé a mis compañeros que estaban en el portón para que se acercaran a ayudarme. Ahí les pedí que llamaran a la policía y a la ambulancia, porque estaban los dos heridos. Uno con dos impactos de bala y el otro tenía una herida en la cara”, especificó.

La policía dice que tanto Romero como Pavés “estarían fuera de peligro” y el jefe de la Regional, el comisario Ariel González al hablar después del hecho con este diario aportó el dato de que en el caso le habían dado intervención a la División Drogas “dado que en la billetera del doctor Romero había un nylon con 20 gramos de cocaína”.

Luego, acotó González en relación al violento suceso de que el letrado “habría llegado al lugar con fines determinados dado que llevaba una pistola 11.25 con la que habría efectuado dos disparos en el fondo del comercio (la tapicería) y se le habría trabado el arma por eso no siguió disparando”, remarcó. “De lo contrario, otro hubiera sido el resultado de hoy (por el martes)”, añadió y especificó que la pistola estaba cargada con un total de seis balas. “Tenía tres en el almacén cargador, más uno que quedó atascado. Que no salió”, explicó.

Romero está preso

Según un comunicado de la fiscalía, que fue distribuido ayer el abogado está en carácter de detenido en el sanatorio donde está internado. La gacetilla -que está repleta de inexactitudes con relación a lo que aconteció- dice que “se están realizando diligencias” y en su parte más sustancial se especifica que se espera a que “su evolución permita la realización de la audiencia de control correspondiente”.

“En tanto, -indica el comunicado- se le tomó declaración al tapicero, quien se encuentra internado en el hospital zonal, en la sala de observaciones, con una herida de arma de fuego en la espalda, un golpe en el ojo izquierdo y una mordedura en el brazo derecho, refiriéndose que está fuera de peligro”.

Luego, al hacerse referencia a lo que expuso el tapicero dice la gacetilla de prensa que “manifestó que aproximadamente a las 20 llega al local de calle Irigoyen un hombre que no conoce y este efectúa un disparo con arma de fuego que impacta en la espalda. Posteriormente se trenzan en lucha, el entrevistado pide auxilio y llegan empleados de la carnicería vecina, quienes le ayudan a reducir al agresor, a quien aseguró no conocerlo ni tampoco tener problemas de alguna índole con ninguna persona”.

En las próximas horas se conocerá si Romero contrata los servicios de algún colega para que lo patrocine en la causa o bien toma la determinación de defenderse solo. Algunos de su cercano entorno no descartan la posibilidad de que sea el doctor Abdón Manyauik -un amigo personal- el que lo asista en el proceso judicial en el que afrontará una dura imputación por la que podría terminar un largo tiempo en la cárcel.

 

Comentar
- Publicidad -