Lleva tobillera electrónica por acosar a su expareja, pero fue preso por transgredir las normas y acercarse a su domicilio

El caso de Jonathan Ángel Guerrero (33) tomó trascendencia pública una soleada tarde de hace algunas semanas atrás, cuando en plena vía pública de inmediaciones de avenida 13 de Diciembre casi Aristóbulo del Valle golpeó ante la vista de decenas de testigos a su expareja, hecho del cual Crónica informara oportunamente con elocuentes imágenes gráficas.
La mujer lo denunció en la Comisaría de la Mujer y al día siguiente le aplicaron varios días de prisión preventiva hasta que, resolvieron darle arresto domiciliario bajo la aplicación de una tobillera electrónica.

Por segunda vez transgrede las normas impuestas por la Ley

Lo cierto es que, lejos de cumplir con las normas impuestas por la Ley penal, prohibición de acercamiento a su expareja, el joven más de una vez las transgredió y desde el Centro de Monitoreo con base en Trelew que controla sus movimientos así lo hicieron saber.

Justamente, a eso de las 22:30 del martes en la Comisaría Cuarta recibieron el llamado desde el Centro de Monitoreo de Trelew indicando que se había activado la alarma de la tobillera electrónica de Guerrero que daban como punto de referencia que este se encontraba en el domicilio de su expareja.

No la encontró y fue a buscarla a un lugar donde la mujer, supuestamente, se encontraba trabajando, pero tampoco pudo encontrarla.

Te puede interesar
Desvincularán a los empleados de contratista que fueron atrapados robando cables en yacimiento

A todo esto la policía rastrillaba las inmediaciones hasta que logró ubicarlo en un domicilio del pasaje Eucaliptos, en barrio Ceferino Namuncurá. Terminó la noche del martes preso y en las primeras horas de ayer miércoles acudió a la audiencia de control de detención donde recuperó su libertad. A juzgar por la actitud puesta de manifiesto por el hombre de 33 años, todo pareciera indicar que no fue ni será la última vez que transgreda las normas impuestas por la Justicia penal comodorense.

 

Comentar
- Publicidad -