Quemaron vivo en la cárcel al asesino de Araceli Fulles

Darío Badaracco, preso en el penal de Sierra Chica por el femicidio de Araceli Fulles, la joven estrangulada en 2017 en la localidad de José León Suárez, murió al ser atacado a golpes y quemado con agua hirviendo por dos compañeros de celda.

Badaracco, de 31 años, falleció luego de haber permanecido internado cinco días en un hospital de la ciudad de Olavarría. Uno de sus asesinos confesó: dijo que se trató de un “problemas de presos” y que lo tenían que “arreglar de esta manera”.

El 8 de abril último, alrededor de las 17, en la celda 766 del Pabellón 10 de la Unidad 2 de Sierra Chica, donde el presunto asesino estaba alojado con otros dos presos. Los guardias escucharon gritos y al observar por el pasa platos de dicho calabozo observaron que Baradacco era agredido por los otros compañeros, por lo que ingresaron y detuvieron el ataque.

El preso atacado presentaba heridas por golpes y quemaduras provocadas con agua caliente en distintas partes del cuerpo, por lo que lo hospitalizaron en Olavarría donde murió ayer, dijeron los informantes.

Por el crimen, el SPB identificó a los dos dos internos involucrados, uno de los cuales manifestó: “Son problemas de presos y lo teníamos que arreglar de esta manera”.

Los mismos voceros indicaron que uno de estos sospechosos estaba por “lesiones leves y violación de domicilio” y el otro por “homicidio”, aunque no detallaron cuál de estos delitos pesaba sobre quien confesó el ataque a Badaracco.

Te puede interesar
Navila Garay fue asesinada en Chascomús

Por su parte, el presunto asesino de Araceli se encontraba a disposición del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de San Martín, procesado con prisión preventiva por el delito de “homicidio doblemente calificado”.

Comentar
- Publicidad -