Con los canes de la policía, buscaban ropas con rastros de sangre del femicida

Tanto la fiscal Andrea Rubio como gente de la División policial de Investigaciones proseguían hasta las últimas horas de la tarde de ayer tratando de ganarle al tiempo para esclarecer el homicidio de la oriunda de la República Dominicana Lucía de Larrosa (34) ocurrida en el inquilinato de Urquiza 453, al que se accede por un angosto y largo pasillo con altos paredones de material concreto a sus costados.

Lo hacían con el acompañamiento de la División Canes de la Policía que, según confidenció un investigador, era para buscar y eventualmente detectar prendas de vestir con manchas hemáticas. Y es que creen que el homicida se fue o malherido o bien con sus ropas manchadas con sangre propia y de la víctima.

También revisaban imágenes de una cámara de seguridad privada de un domicilio de la calle Dorrego y Urquiza que pudiera haber captado la imagen del sospechoso yéndose del lugar, aunque por el horario en que ocurrieron los hechos -23:30- y a un árbol que se encuentra en el ingreso al pasillo y otros de la cuadra, con escasa iluminación, es probable que se dificulte la tarea.

De todas maneras y en base a dichos de testigos, es probable que en las próximas horas puedan surgir novedades.

Comentar
- Publicidad -