Creaciones Marta Fieltros. Una travesía por el mundo del fieltro y su infinito universo de posibilidades

Marta Ester Julios es licenciada en Química. Actualmente cambió las pipetas y los tubos de ensayo por agujas y lanas, experimentando con diferentes colores, texturas y por sobre todo, las emociones que estos ingredientes pueden generar en los más pequeños.

Mediante su emprendimiento “Creaciones Marta Fieltros” se dedica a realizar muñecas, animales y tapices en fieltro. Marta tiene la creatividad de una artista y la precisión y ansias de conocimiento de una investigadora universitaria. El resultado es un emprendimiento que no ha dejado de abrirse camino y obtener reconocimientos de toda índole. Sobre todo el de sus clientes de corta edad que se acercan a su stand y eligen con certeza cuál será su próxima muñeca o mascota de lana tamaño bolsillo.

“En otros lugares seguramente lo hacen también pero en Comodoro soy la única” decía Marta respecto de los muñecos netamente realizados en lana de fieltro.
Tiene 58 años y antes de emprender en el mundo del vellón, las muñecas y los mini animales, ejercía su profesión como licenciada en Química, por lo que sus días transcurrían en laboratorios. Ejerció tanto en ciudad de Buenos donde vivió un tiempo, como en Comodoro Rivadavia, hasta que una dificultad en su salud se lo impidió.

Hoy por hoy dice que sencillamente le encanta lo que hace, que quizás a los cincuenta y tantos encontró nuevamente su vocación. “Me hace feliz y con la gente tiene mucha aceptación así que cierra por completo” decía Marta Ester Julios, la emprendedora detrás de “Creaciones Marta Fieltros”.

Las nostálgicas muñecas country

Su recorrido comenzó con muñecos country. Para quienes no relacionen el nombre con una imagen son aquellos realizados en tela de lienzo costurado, con ropa, volumen y las caras con ojos generalmente viscos y pelo de lana. Eran muñecas muy típicas de las artes manuales de los años 80′. Marta aprendió a la perfección, hizo varios modelos y también participó de algunas ferias, aunque luego no dispuso más de tiempo para ello.

Luego, en el año 2010 le detectaron una enfermedad autoinmune denominada Síndrome de Sjögren, por lo que a modo terapéutico le aconsejaron que desarrolle una actividad que le guste.

En ese momento recordó sus muñecas country, y retomó la tarea. Paralelamente también comenzó a sumar otras técnicas de arte como cursos de pintura decorativa y de cuadros artísticos pero siempre manteniendo el perfil de las muñecas.

Luego implementó una innovación a sus muñecas como fueron las bases en los pies que les permitía quedar paradas y las empezó a personalizar para la venta por encargos para regalos especiales o hasta ella misma identificarlas con nombres, teniendo el cuidadoso detalle de generar una lista de nombres para no repetir y cada una sea única.
“Me pedían muñecas con colores específicos o prendas, por ejemplo con tapado rojo, con un vestido floreado, o a veces que remitan a una profesión como maestra o una doctora” recuerda.

Llegó un momento en que a ciertos pedidos de colores no podía responder ya que los pañolenci eran de colores limitados. Fue así que descubrió el fieltro, una especie de pañolenci pero que se fabrica artesanalmente comprimiendo capas de fibras que pueden ser naturales, como la lana, o sintéticas, como el acrílico. A través de la fricción y la aplicación de humedad, se va formando poco a poco esta particular tela.

De esa manera solucionó el tema de insumos, y más aún, su profesora le indicó que mediante la técnica del fieltro ya podía elaborar los gorros o zapatos, y hasta los vestidos de las muñecas. Su aprendizaje y perfeccionamiento la llevó a que además de crear colores únicos haga por ejemplo muñecas con tapados con flores bordadas en las espaldas. “Yo me fui apasionando con el fieltro y llegó un momento en que las hacía todas de fieltro hasta las caras, las manos todo” relata.

Luego fiscalizó sus muñecas para ingresar a ser parte del padrón de artesanas del Chubut y eso le abrió las puertas a participar de la Semana de las Artesanías Patagónicas en el año 2016 en Buenos Aires.

“Después de aquel 16 de septiembre del año 2016 en que fui a la Feria De La Artesanía Patagónica decidí dedicarme netamente al fieltro” remarca como un hito en su historia emprendedora.

Así continuó haciendo muñecas personalizadas pero ahora completamente hechas en fieltro, también hizo muñecas mapuches e incursionó en algunos animales. Para la mencionada feria llevó un pingüino y una oveja.

Todavía no descubre de dónde viene esa fascinación por las muñecas y los juguetes en fieltro pero está segura que no tiene que ver con su propia niñez sino más bien con el ver a las niñas acercarse a su stand y ver que abrazan a sus muñecos o muñecas y es como que se la apropian sabiendo exactamente cuál es la indicada para ellas o ellos.

Luego se le ocurrió representar a su mascota, una perra caniche, y una vez terminada subió la foto a las redes sociales. Fue tanta la repercusión que tuvo que pensó que ese podría ser otro elemento distintivo de su producción. “Gustó mucho y así comenzaron los pedidos. Una vecina me pidió que haga su gato. Llevé un par de animales a la feria de Epuyén y fue lo primero que vendí, eso me dio el pulso de que quiere la gente” relata durante la entrevista hasta que menciona algo que de ninguna podía pasar desapercibido: Las Muñecas Waldorf.

Muñecas Waldorf “Las muñecas sin rostro”

Waldorf es una pedagogía que se basa según indica su creador Rudolf Steiner, en el conocimiento profundo de las necesidades del niño y en la búsqueda de una educación centrada en la espiritualidad, el arte, la creatividad y la libertad con responsabilidad.
Por esa razón sugiere que los juguetes sean en gran parte sin forma, con el fin de estimular la imaginación de los niños. Suelen ser muy simples y sin muchos detalles para que se conviertan fácilmente y los niños puedan dar rienda suelta a su imaginación.
Por ello es que las muñecas Waldorf también son particulares.

Así lo explicaba Marta Ester Julios: “La idea es que esas muñecas no tengan rostro para que si el chico está triste lo vea triste, si está alegre, lo vea alegre, y de alguna manera a través de la muñeca exterioricen sus emociones” decía a Empresas + Negocios la emprendedora quien confiesa que le investiga y estudia mucho para crear productos innovadores y agrega que también le dan mucha importancia al tacto, por eso jamás una muñeca de este tipo podría ser de plástico ya que se busca que la experiencia sea integral.
Cuenta que muchas personas consultan con curiosidad porque las muñecas no tienen rostro y que una vez que ellas les explica la razón quedan encantadas.

Otras ferias y escenarios para sus productos

Creaciones Marta Fieltros cuenta que se presentó el año pasado, en el 2018, en la Expo Creatividad y Diseño Artesanal de Berazategui. Participó con un muñeco que representaba a un guanaco tridimensional con el cual quedó seleccionada no solo para ser parte de la mencionada feria, sino que también aquel camélido estuvo en exposición un mes entero en un Centro Cultural llamado “El Patio”, de dicha localidad.

También fiscalizó como artesana en la Feria De Mataderos, en Ciudad de Buenos Aires, una tradicional feria que se basa sobre todo en mostrar la idiosincrasia de los campos y la vida rural pampeana, donde cada fin de semana se acercan cientos de turistas locales y extranjeros. Allí logro un espacio por lo que cada vez que viaja se presenta. “Llevé ovejas y guanacos y gustaron muchísimo sobre todo los turistas. Pienso que ahora ¡uno de mis guanacos está en Europa y no puedo creer!” dice entre risas.

Luego siguió con ovejas, zorros, perros, conejos, entre otros: “Veo que hay empatía, que gustan mucho. Generan temas de conversación, siempre las personas los encuentran parecido a los suyos o a alguno que conocen y eso les causa mucha ternura” decía la emprendedora tejedora.

El proceso de fabricación

Respecto del típico “detrás de escena” que caracteriza esta sección, explica que a pesar de lo que uno hubiera pensado, que como todo muñeco el relleno es de algodón, guata o goma espuma, en sus animales no hay otro material que nos de vellón de lana natural.
“No puede ser otra fibra que no sea lana y pura por el tema de la aguja ya que trabaja sobre micro escamas. Las va uniendo para lograr que se fieltre como queda. No podés usar otra cosa que no sea lana de ovejas. Por eso siempre le compro el material a mis colegas artesanas, además de para colaborar con el circuito de productoras, para asegurarme que sea lana pura sin ningún gramaje de lana sintética” explicaba.

Lienzos pintados con lana

Su última innovación son los tapices con paisajes patagónicos. Fusionó de alguna manera sus conocimientos en fieltro con lo aprendido en pintura artística y haciendo lo que define como “pintar con lana”.

Contacto

Celular 297-416-1690
Facebook: Creaciones Marta Fieltros

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -