Benedicto XVI atribuye los escándalos de pederastia a la cultura de los años 60

Benedicto XVI

El papa emérito aseguró que la revolución de 1968 abogó por una “libertad sexual” sin “normas”, que hacía de la pederastia algo “permitido y apropiado”.

Los escándalos de pederastia del clero son resultado de la revolución sexual de los años 60 y al hundimiento de la fe en Occidente, afirma el papa emérito Benedicto XVI en un análisis publicado el jueves.

En este largo texto publicado en “Klerusblatt”, mensual bávaro destinado al clero, el papa, quien renunció hace seis años, sale de su silencio cuando la Iglesia está en la mira de las críticas por la revelación de escándalos sórdidos en Estados Unidos, Chile, Australia y Europa.

Pero algunos teólogos reaccionaron el jueves en las redes sociales al considerar “molesto” el análisis del papa emérito de 91 años, que vive recluido en un pequeño monasterio de la Ciudad del Vaticano.

Benedicto XVI explica que la revolución de 1968 abogó por una “libertad sexual” sin “normas”, que hacía de la pederastia algo “permitido y apropiado”.

“Siempre me pregunté como los jóvenes podían en esta situación ir hacia el sacerdocio”, subraya, al referirse al “amplio hundimiento” de la vocación sacerdotal ocurrida en los años siguientes.

Basándose en ejemplos de su Alemania natal, cuenta la manera como “el radicalismo sin precedentes de los años 1960” afectó la formación de los futuros sacerdotes en los seminarios

“Camarillas homosexuales se desarrollaron en diferentes seminarios, actuando más o menos abiertamente“, recuerda. Y un obispo decidió mostrar películas pornográficas a los seminaristas “con la idea de hacerlos más resistentes a los comportamientos contrarios a la fe”.

El papa emérito constata con amargura una “sociedad occidental donde Dios desapareció del espacio público” y donde  la Iglesia es percibida como “una especie de aparato político”.

Te puede interesar
"Se me van los pies": Teatro para niños en Rada Tilly

“¿Por qué la pederastia tomó tales proporciones? Al final eso se explica por la ausencia de Dios”, convertido en una “preocupación de orden privado de una minoría” de creyentes, escribe.

En la segunda mitad de los años 1980 el asunto de la pederastia se volvió de actualidad para la Iglesia, especialmente en Estados Unidos, y condujo progresivamente al reexamen de la ley penal del derecho canónico y a la aplicación de condenas al clero tras procesos.

La Iglesia se dio cuenta que los crímenes de sus miembros “dañaba la fe” que debe protegerse, tras haber garantizado de manera excesiva la sola protección de los acusados, difícilmente condenables, subraya el papa alemán.

Sus reflexiones se inscriben en el marco de los efectos de la cumbre eclesiástica organizada en febrero por el papa Francisco sobre los abusos sexuales de menores por parte del clero.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -