Caló anticipó que la UOM exigirá una paritaria “alta”

El secretario general de los metalúrgicos aseguró que hay 20.000 trabajadores suspendidos y que están dadas la condiciones para un paro, “pero hay que esperar el momento”.

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, no quiso dar números pero aseguró que la paritaria que el gremio exigirá para este 2019 será “alta” y buscará recuperar el poder adquisitivo que los trabajadores del sector perdieron el año pasado.

En el Congreso Nacional de Delegados de la UOM que se celebra en Mar del Plata desde el lunes a la noche y se extenderá hasta mañana, Caló no anticipó porcentajes, pero sabe que el Gobierno nacional mira de cerca las negociaciones de los metalúrgicos por considerar, junto a los bancarios y docentes, los gremios que marcan la cancha a la hora de pautar aumentos salariales.

“Nosotros no queremos crear falsas expectativas. Pero sí decimos que el otro día tuvimos una reunión, y nosotros lo que queremos es recuperar el poder adquisitivo y vamos a luchar por eso. No voy a tirar porcentaje, pero es alto. Si un salario base de la UOM está $18.000, y la canasta está en $26.000, el porcentaje va a ser alto; vamos a ver si lo alcanzamos”, señaló.

Trascendidos sitúan el pedido inicial en un 20% para el trimestre abril-junio. Es que tal como surge en cada uno de los paneles del encuentro nacional que tiene lugar por estas horas en la ciudad, la situación que atraviesa el sector fabril no está exenta a la crisis que golpea al resto del país.

Te puede interesar
Video: una mujer sufrió violencia de género y compartió su relato

Por eso, Caló no dudó en señalar que “más allá de todos los congresos que hizo la UOM, éste es especial. “Vamos a tener muchos inconvenientes porque los compañeros van a plantear los graves problemas que están atravesando en las distintas seccionales. La falta de trabajo, la falta de esperanza que tienen”.

Según indicó el gremialista, desde el 2014 hasta ahora la UOM perdió 50.000 puestos de trabajo y tiene, por estos días, otros 20.000 suspendidos, con la incertidumbre en relación a su continuidad laboral.

“La situación es muy grave porque al estar suspendidos, además de percibir un salario más abajo, no hay aportes a las obras sociales. Están pasándola mal”, sentenció el dirigente. Y agregó: “Será un congreso difícil, nadie puede desconocer el grave problema que estamos teniendo en Argentina, que al que trabaja no le está alcanzando para comer. Y hay mucha gente que no tiene trabajo, y mucha gente que está suspendida”.

Comentar
- Publicidad -