Matías Rima, de estirpe bien patagónica

La Selección Argentina de Futbol de Salón le ganó el domingo a Brasil por tres a dos y se constituyó en campeón mundial de la especialidad. Matías Daniel Andrés Rima (28 años) fue integrante de un plantel que se hizo fuerte en Misiones para atrapar un título muy festejado. “Era un sueño por cumplir y lo conseguí. Todavía creo que no puedo tomar dimensión de lo que conseguimos con un grupo de chicos tremendo”, dijo el jugador comodorense.

La casaca “9” es la que identificó a Matías Rima en el Mundial de Misiones. El mismo número que hace más de 30 años utilizaba Patricia Soto, su mamá, en los torneos nacionales de futsal, cuando representaba a Comodoro con aquella Selección que contaba con Viviana Rima, Silvia Vázquez, María Ruiz, Claudia Villalobos, Beatriz Neira, María Quispe, Marcela Cárcamo, Mabel Vera, Eduvina Coñocar, Lidia Lincomán, Lazarita González, Andrea Medina y Claudia Uribe.

Genes a la enésima potencia en Matías Rima, porque antes de nacer ya hacía goles en el futsal. “Pato” Soto era goleadora y jugaba aún con tres o cuatro meses de embarazo. Entonces, ¿cómo no va a ser distinto Matías?. Es de aquellos que tienen un sello diferente por haber crecido entre pelotas de futbol de salón, que se dedicaba a gambetear los bolsos de mamá y sus compañeras en los gimnasios comodorenses. Que acompañaba a la Selección Femenina en los diferentes Nacionales cuando recién aprendía a caminar.

Por eso es tan significativo ese abrazo interminable. Porque tiene algo más que el apretón típico de madre, lleva adosado una pasión que los une, que los hace uno: el futbol de salón. Y brotan lágrimas, porque entre ambos tuvieron que pasar cosas muy fuertes. Porque para una madre futbolera cien por ciento, no debe existir alegría mayor que la vivida la noche del domingo, en Montecarlo. Porque sólo ellos dos saben de noches duras en el Hospital Regional, por esas cosas de la vida.

_ Y sí, la verdad que fue una noche diferente. De las que uno no se olvida nunca más. Quería abrazarme con todos los que estaban en la cancha, por la gente del sur que viajó a Misiones y especialmente con los de Comodoro que veía en las tribunas. Con los que estaban viendo por tele, por los que seguían por el teléfono el partido. Con todos, porque es una alegría no que me entraba en el cuerpo.

_ El título mundial es la resultante del esfuerzo personal de cada integrante, ¿no?.

_ Tal cual. Porque muchos somos laburantes y después de cumplir con esas obligaciones había que matarse en los entrenamientos para estar al nivel que exige un Mundial. Mis compañeros, todos unos cracks de la vida, por el esfuerzo que le pusieron para llegar bien al torneo.

Te puede interesar
El Mr. Comodoro va por su 35º Aniversario

_ En tu caso particular con una concentración en Pico Truncado, donde tuviste que residir.

_ Sí, pero era parte del compromiso que asumí cuando me propusieron ser parte de la Selección. Había que cumplir pautas y yo lo hice. Por eso estoy muy feliz porque esto lo conseguí con mucho esfuerzo porque sentí el apoyo de mi mamá, de mis hijos Alyson (9), Alma (2) y Gael (7 meses), de mis familiares, mi sobrino Thian, amigos, compañeros…

_ Nombraste a Fredy Cubas también en ese grupo…

_ Sí, porque además de haber sido uno de los mejores jugadores del futsal de Argentina, también demostró ser un gran tipo conmigo. Me ayudó en todo lo que te puedas imaginar, especialmente en aconsejarme para que pueda hacer lo que sé hacer.

_ Los resultados en el torneo, demostraron que fueron los mejores, más allá de tener que luchar mucho con Brasil en la final.

_ Tuvimos un rendimiento muy parejo en todo el torneo. En la final, me parece que se hizo muy complicado porque Brasil jugó muy defensivo y nos costó mucho entrarles. En el juego, creo que los superamos con claridad, nos faltó hacer más goles cuando teníamos el control del juego.

_ ¿Creíste que se iba el título cuando faltaba tan poco y se desperdició ese penal?.

_ Se había puesto muy difícil darlo vuelta. Pero apareció Mescolatti para hacer el empate y ya en el alargue no se nos podía escapar. Hicimos el tercero y lo defendimos con todo lo que podíamos. El alivio recién llegó cuando el árbitro marcó el final del partido.

_ ¿Y ahora, Maty? ¿Cómo viene todo?.

_ Tengo que jugar un torneo en Caleta Olivia que se llama Copa de Campeones que es clasificatorio para la División de Honor. Así que le voy a meter es ese campeonato. También tuve una oferta de Italia para ir a jugar en forma profesional.

_ Sería llegar a un objetivo si se da lo de Italia…

_ Sería muy bueno, a mí me interesa y podría probar si puedo jugar en ese nivel.

_ Alguna vez te pusieron en jaque, o futbol de 11 o futsal. La pegaste con la elección.

_ Si, de una. Porque yo quería jugar Nacionales, viajar y ser parte de la Selección Argentina. Se me dio en Bielorrusia hace cuatro años, pero no llegamos a la final. Ahora salimos campeones, asi que totalmente satisfecho con la elección que hice.

 

 

Comentar
- Publicidad -