El Voluntariado del Hospital Regional celebró 31 años de historia

El 4 de abril de 1988, en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia se fundó el Voluntariado. Un grupo de mujeres que trabajan ad honorem y que solo buscan el bienestar de los pacientes internados en el nosocomio comenzó a recorrer los pasillos del edificio, intentando ayudar desde lo emocional a todos aquellos que por motivos de salud tienen que permanecer en el emblemático centro de salud comodorense. A 31 años de su fundación, la jefa del grupo brindó una entrevista a Crónica y contó cómo es la tarea que llevan a cabo.

Irena Carroza, jefa de las voluntarias de Comodoro, dio comienzo a la nota con este diario contando que su aventura en el Voluntariado comenzó allá por el 2009. Sin embargo, ya conocía la institución desde hacía años. “Colaboré por fuera de la institución por otros diez años. Sabía de su tarea desde hace mucho. En una reunión circunstancial, conocí a Ana Grané (fundadora del Voluntariado en Comodoro) y ella me comentó lo que era. De entrada, participé en lo que llamamos ‘El club de la leche’, un emprendimiento que tenemos en donde pedimos a la gente que nos done un kilo de leche en polvo todos los meses”, contó Carroza.

Un rol importante dentro del hospital

Consultada por la tarea que llevan adelante dentro del Hospital Regional, la voluntaria explicó que “somos personas de la comunidad que donamos nuestro tiempo, y sobre todo nuestra dedicación para quien lo necesita. Nuestra tarea tiene que ver con ponerle el oído a la persona, con acompañar al enfermo. Estamos comprometidas con los distintos problemas de salud que tiene la gente dentro del hospital. A lo mejor, quienes están internados no hablan y no interactúan con nosotras, no dicen nada, pero el hecho de saber que alguien está al lado es algo importante. La nuestra es una tarea solidaria y amorosa, pasa por entregarnos de lleno y tener presente lo que la persona necesita en el momento. Básicamente, necesitan cariño y amor”.

Te puede interesar
Nueva jornada de capacitación para inspectores de tránsito

En la misma línea, hizo hincapié en que el trabajo que desempeñan es completamente ad honorem. Muchas veces, distintas organizaciones intentaron recolectar dinero para donar al Voluntariado, pero desde la institución siempre hubo un no rotundo para esas iniciativas. “Jamás aceptamos dinero. Siempre les decimos que nos den leche, ropa, o cualquier cosa que pueda ser útil para la gente internada. Eventualmente, también fuimos el nexo para que juntaran dinero y lo donaran a algún área del hospital que realmente lo necesitara”, reveló la mujer.

El significado del aniversario del 4 de abril

En el cierre de la nota, Irene Carroza se refirió a la efeméride que recuerda la fundación del Voluntariado en abril de 1988. En este sentido, recordó a históricas voluntarias como Ana Grané (fundadora de la institución), Mónica Linares y Elsa Cerdá. “Ana falleció hace cuatro años ya, lamentablemente tuvo una enfermedad muy repentina y se fue un 23 de diciembre. El aniversario, para nosotras es una fecha recordatoria, simboliza el puntapié inicial que tuvieron las voluntarias originales hace tantos años. Decidieron dar de forma desinteresada, de acuerdo a sus posibilidades, siempre con buenas intenciones. Nos dicen ‘Las damas de rosa’ por nuestros guardapolvos rosa, siempre estamos recorriendo los pasillos del hospital para ver qué necesita la gente. Siempre nos van a encontrar al servicio del que más lo necesite”, concluyó la jefa del Voluntariado de Comodoro.

 

Comentar
- Publicidad -