El ex contador de los Kirchner involucró a Máximo y desligó a Florencia

El ex contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, volvió a ser interrogado por el juez Claudio Bonadio, quien busca ampliar la información sobre qué rol cumplía cada miembro de la ex familia presidencial en el manejo de los negocios. El arrepentido declaró nuevamente en el marco de la causa sobre supuestas maniobras de lavado de dinero del ex secretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz.

Se trata de un expediente satélite de la causa de los cuadernos de la corrupción en la obra pública. En esta nueva declaración como imputado-colaborador, Manzanares sostuvo que el fallecido ex presidente estuvo al mando de los negocios de la familia hasta su muerte, a fines de 2010, según informó Infobae.

El interrogatorio duró varias horas

El contador, que permanece detenido pero dentro del programa de protección de imputados colaboradores, está procesado en distintos expedientes relacionados por la corrupción kirchnerista, entre ellos Los Sauces y la causa por lavado de dinero de Muñoz, quien falleció, aunque su viuda y colaboradores siguen siendo investigados por Bonadio.

Es en este último en el que fue aceptado como arrepentido. Manzanares sostuvo que Néstor Kirchner pactaba los contratos de alquiler y los montos a recibir y que mientras vivió, sus hijos y su esposa habrían intervenido poco en los negocios inmobiliarios, según informó Infobae.

Tras la muerte de Kirchner, fue su hijo, Máximo, quien habría tomado las riendas de las empresas familiares, sostuvo el contador arrepentido. La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner habría comenzado a participar de las decisiones empresariales luego de abandonar el poder, en diciembre de 2015, sostuvo Manzanares ante Bonadio.

Te puede interesar
Los organismos de DDHH conmemoran el 24 de marzo con "pañuelazo" virtual

En cuanto a Florencia, hija del matrimonio, el contador declaró que la joven habría tenido un rol menor en la toma de decisiones y que habría participado a partir de 2016. Manzanares también amplió la información sobre cómo se habría armado el sobreseimiento por enriquecimiento ilícito de los Kirchner en 2009. En otra declaración, el imputado había revelado un supuesto pacto con el juez de la causa y los peritos de la Corte Suprema para cerrar el expediente de manera exprés. También aseguró que el hotel Waldorf, emprendimiento de Osvaldo “Bochi” Sanfelice, socio de Máximo, sería en realidad de la familia Kirchner.

El jueves, Manzanares dijo que las pericias contables que se realizaron sobre el patrimonio del entonces matrimonio presidencial se basaron “en fotocopias” y “papeles sin certificar”. El entonces juez Norberto Oyarbide sobreseyó a los Kirchner en base a ese análisis. La Unidad de Información Financiera, que depende del Ejecutivo, solicitó que ese expediente sea reabierto por la llamada “cosa juzgada írrita”. La Justicia aún no tomó una decisión.

Comentar
- Publicidad -