Oscar Payaguala

“Tiempos menos modernos”: Una película multipremiada filmada en 2011 que sigue participando en festivales.

Antes de embarcarse para cruzar el charco dijo que está “masticando el guión, porque cuando hablo de Patagonia digo lo que somos, no solo la cuestión indígena, sino que conformamos un crisol cultural, étnico, pero que hay que respetar a todos los habitantes originarios, a todos los que estaban antes del 1900”.

(Por Marcelo Melo) El cantor, actor, artista radicado hace cuatro años en Playa Bonita, no quiere contar muchos detalles sobre la nueva oferta que le llegó desde la península europea. El film contaría nuevamente con producción alemana, como la multipremiada “Tiempos menos Modernos” que lo tuvo al protagonista en la pantalla de la Televisión Digital Abierta (TDA) durante todo marzo a través del canal CINE.AR.

“Hay que salir de la General Paz para encontrarse con la verdad revelada de la realidad del interior del país” sindica en cuanto a la actualidad que vive hoy Argentina.

“Lo lamentable es que no hay proyecto cultural”, condena con respecto al trabajo desde la cartera provincial. “Las ballenas, pareciera que fueran nuestras únicas artistas y acá somos mucho más que ballenas” exterioriza irónicamente sobre el acto para los invitados al G20 en el Teatro Colón.

El grabador encendido para aferrar las palabras y pensamiento de Oscar Payaguala, después destil buenas descripciones sobre los tiempos que corren, sobre hechos que se concretan y viajes que se proyectan.

A punto de partir nuevamente a Europa para una serie de presentaciones, nuevamente un proyecto cinematográfico lo estimula a negociar y consensuar con productores italianos y alemanes. Lo mismo hizo cuando lo invitaron a protagonizar la coproducción argentino chilena “Tiempos menos modernos”, dirigida por Simón Franco, que fue premiada como mejor película en el Festival del Cine Latinoamericano de Trieste, Italia.

“Mire, si me va a llamar solo concentrado en mi viaje a Europa por la película, no me va a sacar mucho jugo. Mire que yo soy un artista que habla de lo que pasa. Soy un decidor y un contador, por eso me quieren en tantos lugares, porque hablo de la historia de la Patagonia. No me limito a ser un actor de cine, que es una circunstancia en mi vida, soy un trabajador de la cultura de la Patagonia”, formula desde El Valle, celular en mano y oreja.

-¿Qué nos puede contar sobre esta nueva convocatoria cinematográfica europea?

-La propuesta es italiana. Yo antes había filmado “Tiempos menos Modernos”, después hice “La Travesía” con Damián de Santo y Daniel Araoz. Esas dos abrieron las puertas para que una productora europea me haga esta nueva convocatoria, se interesó, me ofrecieron un guión. Lo estoy leyendo, masticando, estamos en un 60/40, estamos cerca. Es que soy muy exigente, ya que cuando hablo de Patagonia, digo lo que somos, no solo la cuestión indígena, sino que somos un crisol cultural, étnico, pero que hay que respetar a todos los habitantes originarios, a los que estaban antes del 1901. Comodoro y la Patagonia ha sido así, y hay que hablar de la huelga de 1921, de los boom’s petroleros, cómo se despojan tierras con gente adentro, cómo se alambran lagos, ríos, bosques y montañas con los paisanos adentro. Eso lo estamos definiendo con la producción y ver cuándo se filmaría acá. Los fondos los pondría Alemania, como lo hizo con “Tiempos menos Modernos”, el guión italiano y tres directores tanos. Otros pedidos que les he formulado fue por actores para el elenco y algunos cambios en el libro.

Refiere a Patagonia, pero vista desde Europa, no desde Buenos Aires, así que hay que prestar mucha atención y cuidado por la trascendencia.

Hace unos días en el Canal 512 (CINE.AR) han vuelto a pasar “Tiempos”, que ganó en el festival más antiguo del cine europeo, en Trieste (Italia), ganó en Manheim (Alemania), en Bélgica, en Chile y en Pantalla Pinamar. Y está todavía en circulación, sigue competiendo. Es una doble satisfacción, por un lado porque tiene un director patagónico, Simón Franco y por la vigencia.

Hace cinco años que se filmó y ya hablábamos de las mineras, sobre cómo corren a los paisanos de su propia tierra, es una tragicomedia.

-¿Al mismo tiempo está por editar un libro?

-Es un libro sobre la historia de la música de la Patagonia que continúa a los que ya edité sobre los Tehuelches.

-¿Cómo está analizando este tiempo de Chubut y la Argentina?

-Son muchos años que recorro la realidad de las calles de esta región sur de Argentina. Muchas veces el recuerdo es positivo y en la actualidad no es tan buena esta realidad de nuestra cultura como país, vemos su decadencia. ¿Cómo? bueno en el sentido de que los patagónicos hemos crecido, hemos profundizado y ahondado en la historia de nuestra cultura, aunque en el Norte no se le da la cabida por la importancia que tiene. Somos demasiados cómodos en nuestra región, salimos poco y ese puede ser uno de los motivos.

Otro, es que contamos y cantamos injusticias que se dan con nuestra región, con todo lo que nos quitan y lo poco que nos devuelven. Y eso se ve en los festivales que pueblan nuestro país, esos que transmiten por la TV Pública durante todo el verano y asistimos a que faltan nuestros artistas, siempre salen los mismos, que a su vez esconden la basura bajo la alfombra, es como que está todo bien. No quieren hablar de lo que pasa, el hambre, la falta de trabajo, injusticia, cierre de industrias. Este es un año trascendente para cambiar esta historia muy negativa del presente.

-¿Cómo ve, justamente, el armado y programación de los festivales?

-Pésima. Se está priorizando a los que tienen espalda económica, está prevaleciendo el mercantilismo y la imposición de los catálogos de las productoras. El que tiene más plata sube a los escenarios y el que no, se queda abajo y se jode. Faltan los Larralde, los Víctor Heredia, los León Gieco. Están faltando muchas voces y con ellos estamos prendidos los artistas de la Patagonia que también tenemos una visión crítica con la realidad actual. Los grandes festivales -Cosquín y Jesús María- programan música pasatista. Hay que salir de la General Paz para encontrarse con la verdad revelada de la realidad del interior del país.

-¿Y con respecto a las fiestas provinciales?

-No participo en las fiestas populares del Chubut porque es todo un mboyeré (palabra guaraní que, literalmente, significa: “mezcla de cosas sin orden aparente”) como en Buenos Aires y en Córdoba. Por otro lado, no hay respeto para con el artista que vive en la misma provincia y región. Y, por último, por parte de la Secretaría de Cultura no hay un organigrama planificado, no se considera en absoluto más que bajar el dinero para que se lo repartan unos pocos. Lo lamentable es que no haya proyecto cultural, adolescemos de esto por el desconocimiento del titular de Cultura, pasando por el Ministerio de Educación.

Todo tiene que ver con todo, una provincia, un país, sin cultura ni educación…así es muy fácil llevar a sus habitantes de las narices, como ovejitas al corral.

-A nivel nacional ¿se corresponde con este cuadro que ha descripto?

-Una cosa fue cómo engañamos al mundo y te describo el espectáculo que hicieron para el G20 en el Teatro Colón, con una muestra espectacular en lo cultural y la gran mentira de la lágrima de cocodrilo del presidente Macri. Fue una lágrima de cocodrilo, nunca le creí. Mostraron todo el país y de Patagonia solo las ballenas, pareciera que fueran nuestras únicas artistas y acá so- mos mucho más que ballenas. Buenos Aires está demostrando que no le importa la cultura. Llevo más de 40 años en la música, primero solista, luego con Ahonikenk con Carlos Ortega. Después volví a ser solista y de la mano de Juan Alberto Badía y Landriscina, que me han dado un lugar grande para hacer conocido lo mío. Hasta hace 10 años íbamos a Buenos Aires y teníamos -para exponernos- el Teatro de las Provincias, el Cervantes, el Alvear, entre otros de mucho prestigio. Hoy están todos cerrados, a Rodríguez Larreta le importa muy poco la cultura, que la ve como un gasto. Por este motivo, varios artistas se radicaron en Córdoba.

-Se ha hecho el intento de voltear la ley que protege los cursos de agua de la explotación minera, habrá que ver quién se animará a proponer ese tipo de explotación…

-Se ha ido contra tantos derechos, tantas cosas que tienen que ver con la madre naturaleza, por eso fue mi elección vivir en Playa Bonita, que está alejado de las ciudades -la más cercana, Rawson- frente al mar y atrás campo, que no es mío, solo tengo un pedacito de tierra, que ya me alcanza y sobra. Estar alejado del ruido permite pensar de otra manera, cuando uno anda en el mundanal ruido de las ciudades, es como que no ve más lejos que cerca.

-Su comunidad está pasando un momento muy difícil, lo ocurrido en Cushamen, la muerte de Rafa Nahuel en Bariloche, entre otros casos resonantes..

-Acá, el que va a hablar es el dirigente indígena. Más allá de que se ha confundido la lucha indígena con la política, lamento mucho por la muerte de dos chicos, como Maldonado y Nahuel, hoy la gente por las redes sociales saben lo que ocurre perfectamente, el turista es turista, pero no es zonzo, viene a descansar y sabe lo que ocurre en nuestra cultura desde México a Tierra del Fuego. Las reivindicaciones son nada más que todas las deudas que tienen los gobiernos. Esta problemática está reflejada en “Marginado en la Ciudad”, composición junto a Marcelo Falcón, que ha sido grabada por grupos de rock. Los gobernantes nos siguen mirando como un ser que va a emitir su voto, nada más, no como un ser que piensa. Nosotros sentimos la tierra, la queremos, no queremos que nos den una mano, sino que definitivamente nos la saquen de encima. Hoy estamos luchando para que nuestros jóvenes tengan acceso a universidad y sean profesionales, no solo abogados, sino agentes sanitarios porque nuestras pequeñas comunidades, Ricardo Rojas, Aldea Beleiro, Río Mayo, Lago Blanco, etc, necesitan que se encarguen de nuestros abuelos, las becas más que nada están destinadas a esa formación. Hoy pareciera que trabajan más los abogados en esta provincia con la corrupción, ya que hay funcionarios presos pero ninguno devuelve la plata, la corrupción a nivel nacional también.

-¿Un recuerdo a su compañero Carlos Ortega de Ahonikenk?

-Mire, el mejor de los recuerdos. He tocado con guitarristas famosos y virtuosos, como Juanjo Domínguez, que se ha ido hace poco (10 de febrero de este año, a los 67 años), pero no vi uno tan dúctil como Ortega, que ante un silbido mío ya ponía el acorde. Este hombre de Perito Moreno, que se nos fue rápidamente tras disolver el dúo. Seguro desde donde está me está diciendo “métale paisa, metele Payaguala”. En los 80 cantábamos con compromiso social, no éramos ni somos hoy muchos en ese mismo sentido, a no ser un Marcelo Falcón, un Patricio Cunningham, un Choique Cisneros. No somos muchos los que seguimos cantando al presente duro que se mantiene en Argentina.

Payaguala dixit 

Carácter y Comodoro en la memoria “A mí nunca me pudieron cambiar, ni en la ciudad, ni en ningún lugar, siempre fui un rebelde. Desde que iba a la Escuela de Frontera del 3 ó a la 24, desde que repartía diarios con el amigo Carlitos, que tiene el escaparate en el Portugal y Ramírez, aquel canillita y hacedor de los mandados, por eso me quiere mucho la gente mayor, porque me hice de muy abajo, con mi viejo cartero y mi vieja ama de casa. Y mi tío Perico que le instaló la luz a medio mundo, un salón de la SCPL lleva su nombre. El barrio Payaguala que le han quitado ese nombre pero los lugareños lo siguen llamando así. Nunca me fui de Comodoro, mi casa sigue estando allí, pero me vine acá por el trabajo que realizo en los cruceros, me es más cómodo estar acá. Al artista que más piden por ser auténtico es al Indio Payaguala, porque les canto tango y música patagónica, soy bastante completo, no salgo de ahí. Y en Suecia, Dinamarca, Finlandia, los escandinavos me respetan mucho. Comodoro está en lo más profundo de mi corazón y es una ciudad, por suerte, que en vez de cerrar centros culturales, los abre, como recientemente el de kilómetro 8”.

Badía en el recuerdo…“A Juan Alberto le debo el 70% de mi carrera artística, a él y Luis Landriscina, que fue el que me lo presentó. Ahí se me abrió la puerta grande de Buenos Aires y Europa, para este cantor de la Patagonia, fue en ‘Imagen de Radio’, en el 1988 ó 1989. No solo a él le debo mucho, también a Quique Wolff. Se están por cumplir 10 años de su desaparición física (la de Badía), cada tanto nos juntamos con su compañera, que vive en Madryn. Muchas anécdotas, fue un tipo muy cordial y respetuoso de mi concepto y estilo artístico. Siempre lo llevo en mis recuerdos”.

Paso a Paso, Mostaza Merlo “Con Racing Club de mis amores vamos paso a paso, como dijo Mostaza Merlo. Esperar los resultados de Defensa y Justicia, que seguro se cae. Siempre como sufrido hincha de Racing, nos merecemos aunque sea una copa de leche, hay que tener ganas de ser hincha de Racing (ríe). Uno puede cambiar de compañera, de auto, casa, pero no los colores que le lega la familia, mi abuelo me hizo hincha de Racing”.

Los tiempos de una gran película 

La coproducción argentino chilena “Tiempos menos modernos”, dirigida por Simón Franco, se alzó con el premio a la mejor película del Festival del Cine Latino Americano de Trieste, Italia. Fue en el 2012, tras el estreno en 2011 El film compitió con otros catorce largometrajes seleccionados para la competencia oficial de la edición 27º de la muestra, dedicada en su totalidad al cine producido en toda América Latina.

“Tiempos menos modernos”, protagonizado por el cantante y compositor tehuelche Oscar Payaguala, es una comedia acerca de un trabajador rural de frontera que en la década del 90, cambia sus hábitos al recibir telefonía y TV satelital.

Además, también fue nominada como Mejor Ópera Prima para los premios BAFICI, el festival internacional de CABA.

Por otra parte, la Secretaría de Cultura felicitó al cantor y escritor tehuelche, por su nominación como actor revelación en los premios Cóndor de Plata que entrega la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, por su actuación en la película de Simón Franco. Todo se dio con vertiginosidad, desde el estreno de la película.

La última gran reivindicación de Oscar Payaguala se dio el año pasado cuando ganó uno de los concursos de música históricos del Viejo Continente, del que tomaran parte más de 870 artistas de todo el mundo. El anuncio del triunfo se hizo en Radio Francia Internaciona) (RFI). Con 27 discos editados, sigue trascendiendo las fronteras de la región y del país, cosechando éxitos en el resto del mundo. Y por los que está abordando un pájaro de metal en estos días, con el que cruzará el Atlántico para grabar, viaje que aprovechará para cerrar su nuevo proyecto cinematográfico con realización europea. “En el concurso había representantes de Mozambique, Brasil, Bélgica, entre otros y ganó este paisanito” expresó en un programa de la mañana radial comodorense.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -