Brunéi instaura la pena de muerte con lapidación por homosexualidad y adulterio

La ejecución mediante la lapidación por el delito de adulterio o de relaciones homosexuales, o la mutilación de extremidades son algunos de los castigos basados en la sharía, o ley islámica, que entraron en vigor este miércoles en el sultanato de Brunéi, a pesar de las protestas y boicoteos internacionales. 

El sultán Bolkiah, que lleva 51 años en el trono de esta nación de la isla de Borneo, rica en petróleo, dijo que Brunéi es “justo y feliz”, en respuesta a las críticas mundiales por los nuevos castigos. “Quien quiera venir a visitar este país tendrá una buena experiencia y disfrutará del ambiente seguro y armonioso”, dijo el sultán en un centro de convenciones, durante un discurso con motivo de una fecha especial del calendario.

Bolkiah, de 72 años, no hizo referencia a la introducción de este nuevo y controvertido Código Penal ni anunció su entrada en vigor, como se esperaba. El Gobierno había anunciado que la nueva legislación entraría en vigor plenamente este miércoles. La nueva legislación incluye la lapidación por delitos homosexuales y adulterio; la mutilación de la mano o el pie por robo; la pena capital por blasfemia, difamar el nombre del profeta Mahoma y la apostasía; y la flagelación por aborto; entre otras.

La alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, señaló esta semana que la aplicación de estas leyes “supondría un serio retroceso de los derechos humanos en Brunéi”. “El nuevo Código Penal es brutal en su núcleo al imponer estos arcaicos métodos de castigo a actos que no deberían ser considerados crímenes”, declaró este miércoles Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch.

Comentar
- Publicidad -